Te recuerdan cómo y cuándo tomar pastillas, te acompañan a comprar y te animan a levantarte por las mañanas.

No, no son enfermeros. Bueno, tal vez, pero en versión canina.

Son Oscar y Kaspa, un Golden Retriever y un Labrador, respectivamente. Dos animales entrenados en Escocia, Reino Unido, para ayudar a las personas con demencia en fase inicial.

Los perros recibieron entrenamiento durante 18 meses, de una forma similar a los perros guías que ayudan a las personas ciegas.

Ya llevan cuatro meses con sus nuevos dueños y los resultados están a la vista.

Se les ha enseñado a responder a alarmas, cargar bolsas con medicina, incentivar a sus propietarios a leer los recordatorios y animarles a salir de la cama por la mañana.

Un perro para recordar

Ken y Glenys Will no pueden creer la diferencia que han experimentado sus vidas tras la llegada de Kaspa.

Ken fue diagnosticado con demencia hace tres años y desde entonces había desarrollado un terrible miedo a estar solo.

“Kaspa es lo mejor que nos ha pasado”, dijo Glenys.

“Podemos ir de compras y el perro se sienta con Ken. No necesito preocuparme por él. Los dos estamos más relajados”.

Glenys le deja escritos recordatorios a Ken, mientras ella sale a trabajar como voluntaria, junto a una alarma para Kaspa.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *