En cadena nacional, el presidente de la República anunció alerta preventiva por el zika y declaró una emergencia sanitaria, para involucrar a la población en la lucha para destruir los criaderos de zancudos.

Hermanas y hermanos hondureños, desde el pasado 29 de enero nuestro Gobierno declaró alerta preventiva por el zika y el 1 de febrero nos declaramos en Emergencia Sanitaria, con el fin de que toda la población se sumara a una gran movilización nacional para destruir los criaderos de los zancudos.

Con el respaldo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), gobierno de Japón, la valiosa contribución de otros organismos cooperantes como AID, Visión Mundial, Save the Children, Plan Internacional, Cruz Roja Hondureña y Child Found, y además la contribución del Gobierno hemos lanzado una campaña de comunicación y de educación que ayudará a crear conciencia en la población sobre el peligro de no destruir los criaderos de zancudos.

Hoy en día los estudios científicos ya muestran más evidencias y consenso sobre la relación que hay entre el zika y otras enfermedades y además consecuencias del zika como la microcefalia en niños, la parálisis en personas de todas las edades por el síndrome Guillain Barré. Ambas complicaciones, asociadas al Zika, dejan graves daños a la salud y pueden conducir a la muerte. Recordemos también que como consecuencia del zancudo también tenemos el dengue y chikunguya.

La campaña de comunicación tiene como objetivo incidir en toda la sociedad particularmente en líderes comunitarios, líderes religiosos, medios de comunicación, padres de familia, maestros y alumnos. Todo este esfuerzo viene a sumarse a las fuertes inversiones que nuestro gobierno a través de la Secretaría de Salud ha hecho para combatir el zancudo, para prevenir.

Pero ninguna campaña será efectiva si el ciudadano, si usted que me está viendo no toma conciencia y hace su parte, destruyendo criaderos de zancudos, en suma al final, esto tiene que ver con que cada uno de nosotros haga su parte.

En este esfuerzo es fundamental que cada ciudadano contribuya limpiando su hogar, su vecindario, su centro de estudios o de trabajo.

Actualmente tenemos bajo observación a un número importante de mujeres embarazadas que fueron afectadas por el zika y por tanto, esperamos que no haya consecuencias lamentables aunque existe el riesgo. Además, la Secretaría de Salud reporta 26,900 afectados en lo que va del año 2016 y 114 casos de Guillain Barré, de estos lamentablemente ya se registran tres defunciones.

No debemos bajar la guardia. Debemos ganar esta batalla al zancudo que transmite el zika, el dengue y el chikungunya. Por eso, este día hago un enérgico llamado de solidaridad a la empresa privada, iglesias, organizaciones comunitarias, organizaciones estudiantiles, deportistas, artistas, a todos los hondureños, para que no bajemos la guardia sino más bien intensifiquemos la lucha.

Y en este punto quiero reconocer el gran esfuerzo que han hecho todos estos sectores de la sociedad que se han unido como nunca antes en la historia por una causa de este tipo. La organización de base, las mesas intersectoriales, líderes municipales, lídres comunitarios han hecho también una inmensa labor y debemos fortalecer aún más ese trabajo porque SI NO HAY ZANCUDOS, NO HAY ZIKA Y TAMPOCO HABRÁ DENGUE Y NO HABRÁ CHIKUNGUNYA.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *