Periodista: Gabriel Ortiz

Interesante seria el hecho de conocer las experiencias de cada persona que se dedica a la música alrededor del mundo, habrían historias y testimonios que seguro nos harían soñar a más de alguno.
IMG-20160731-WA0001

Sueños que en muchos de estos músicos han comenzado desde niño y que ha medida han crecido físicamente, también su pasión por la música, lo que hace aún más atractiva la vida de estos.

En nuestro país existe un sinfín de talentos que muchas veces han llevado el nombre de Honduras tanto nacional como internacionalmente y que vale la pena que como “catrachos”, también sea conocidos.

Ariel Lagos, de 31 años de edad, es un músico hondureño, saxofonista profesionalmente desde hace trece años, y el único dentro de toda su familia que se dedica a este arte.
IMG-20160731-WA0003

Admirador del músico colombiano, Justo Almario y seguidor también del hondureño Guillermo Anderson por su gran trayectoria y el pianista Camilo Corea, Ariel asegura que el saxofón lo eligió a él, ya que en su casa ya estaba el instrumento, listo para el momento indicado de comenzar a ejecutarlo.

“Cuando terminé la escuela, no tenía definido donde estudiar, ningún colegio ni nada, entonces mi papa me ofreció hacer la prueba de actitud musical en el Conservatorio Nacional de Música, Francisco Díaz Zelaya, fuimos, pasé la prueba y ya me dijo “bueno si das bola, te quedas y si no te gusta solo terminá tu ciclo y después estudia lo que querrás”, asegura Lagos.

Actualmente trabaja con la Banda de los Supremos Poderes, toca con “Pez Luna”, un grupo nacional y con “Son de Tepas” que se dedica a hacer covers artesanos, aparte de ello también tiene su proyecto que es “Ariel Lagos y Transeúntes”.
IMG-20160731-WA0006

En Honduras, quizá muchos querían dedicarse a la música también, pero hoy simplemente hacen otra cosa, por miedo a fracasar en un rubro en el que se ha creído que no se puede subsistir económicamente, pero que Ariel desmiente esta versión ya que su único trabajo es ejecutar el saxofón.

“Un músico puede vivir solo de la música, de hecho yo no tengo otro trabajo más que tocar el saxofón, eso hago en la banda, eso hago por aparte, como solista, con grupos, entonces sí, sí se puede, pero como toda profesión aquí en Honduras existen problemas económicos, pero si tenés suficiente pasión como para quedarte y hacer lo que te gusta, pues lo seguirás haciendo bien”, menciona.

Ariel explica que lo genial del saxofón es que es súper versátil, ya que se puede utilizar en cualquier género musical y va a sonar bien, esto lo convierte en un instrumento bastante aceptado en el país.

“Mucha gente lo utiliza aquí más que todo en el género Tropical, que son grupos de la Costa y todo, en el Jazz que ahorita está tomando bastante auge en Tegucigalpa y San Pedro Sula y la verdad si hay bastante apoyo de los grupos para el saxofón”, señala el joven.
IMG-20160731-WA0004

Y es que su amor y pasión prácticamente hace que el saxofón y él se conviertan en uno solo, expresando todo tipo de sentimiento que lo ha llevado desde tocar el Himno Nacional un 15 de Septiembre en el Estadio Nacional, hasta ser el representante de Honduras en congresos internacionales.

“Lo más genial que he vivido aquí en Honduras es tocar el Himno Nacional el 15 de Septiembre en el Estadio Nacional, con toda la gente cantándolo, es espectacular y pues haberme presentado en el Congreso Mundial de Saxofonistas el año pasado que fue en Francia, eso ha sido lo más grande como saxofonista”, manifiesta.

En un futuro no se imagina dedicándose a algo que no tenga que ver con el saxofón, aunque como músico nunca deja de aprender y de experimentar cosas nuevas, aspira a poder ayudar a otros a desarrollarse dentro del arte y poder tocar con más artistas nacionales.

“Me miro tocando siempre, pero ayudando a instituciones artísticas, culturales y musicales, como un trabajo aparte, de hecho tenemos una asociación ya legalmente constituida donde hacemos proyectos musicales, pero no me miro nunca dejando de tocar el saxofón”, alude.

Hace una invitación a todos los que desean dedicarse a la música a que se aventuren a ello, aunque las puertas se cierren, siempre habrá una oportunidad para salir adelante.
IMG-20160731-WA0005

“Las puertas se han cerrado más de las que se han abierto, pero el trabajo constante y la perseverancia hace que se abran las puertas necesarias, los que se quieran dedicar a la música, que se aventuren, si de verdad sienten esa curiosidad o ese deseo por tocar el instrumento sea cual sea, prueben y sigan su sueños, sean perseverantes para lograr ser músicos profesionales”, enuncia.

Ariel y su proyecto “Transeúntes” representarán a Honduras este próximo mes de octubre en el Encuentro Internacional de Saxofonistas, que se llevará a cabo en México y seguramente dejarán en alto a nuestro país cinco estrellas, desde aquí a enviarle las mejores vibras a estos dignos representantes catrachos.

Nombre: Ariel Lagos Paz
Edad: 31 años
Comida favorita: mariscos
Bebida favorita: cerveza negra
Libro favorito: El ensayo para la ceguera
País que le gustaría visitar: todos jaja pero en especial Italia
Música favorita: escucha de todo siempre y cuando sea una música bien tocada

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *