Tegucigalpa.- La Pastoral Social Caritas organización de la Iglesia Católica de Honduras hizo una serie de cuestionamientos sobre la realidad que el país está atravesando en este momento.

Entre sus principales interrogantes planteó si ¿el país está caminando hacia las épocas pasadas de las montoneras del siglo XX que marcaron una fuerte inestabilidad política en la historia hondureña o si las elites políticas están conduciéndolo hacia el caos? Se preguntó.

En este tiempo la mayoría de los hondureños vive en un tiempo confuso dice Caritas ¿Cuál será el futuro de nuestro país? esto indica que realmente estamos poniendo los cimientos de algo nuevo, o más bien estamos regresando a la época de la montoneras solo que hoy dice: “las realizamos por la televisión, la radio, los periódicos y otros medios electrónicos, son insultos, descalificación del adversario, discursos vacíos, llenos de falsedades y engaños” indica.

“Es sorprendente que los conductores políticos del país, siguen pensando que la población cree todo lo que dicen, y callan todo lo que saben, no hay mayor equivocación, decían nuestros antepasados, que la del tuerto que no quiere ver. Parece que los supuestos dirigentes del país han perdido la capacidad de escuchar las distintas voces de la sociedad, de ver todos los signos que indican que el camino que la ciudadanía busca es totalmente distinto al que ellos le están planteando o proponiendo”, refiere la Pastoral.

Sigue con su reflexión sobre la realidad nacional, quien consideró que es improcedente propiciar la anarquía, así como sembrar el odio entre el mismo pueblo; “Esto es una práctica común en varias instituciones del Estado ¿cómo interpretar esa cadena de misiones y contra mociones en el Congreso Nacional? se preguntan estarán a revolver el rio e indican que en rio revuelto ganancia de pescadores.

Al tiempo que refieren que si tal interrogante antes planteada es con la estrategia de establecer el máximo de confusión, de tal manera que posteriormente cualquier opción que sea presentada sea aceptada por cansancio o en su defecto por desesperación.

Es de mencionar que los últimos acontecimientos en el país, solo reflejan la incapacidad de las élites políticas de aceptar sus posturas distintas a las de los demás indica Caritas, esto aun en temas sensibles y trascendentes.

Para Caritas los hondureños actúan pareciera que están marcados en el resentimiento y llegar a consensos es una alternativa difícil de alcanzar. “Se quiere una sociedad de vencedores y vencidos, no se reconoce ninguna cualidad, ni ningún bien en el otro, lo único bien válido es su aniquilamiento, para eso es preciso, vencerlo, humillarlo, someterlo. Este es un patrón de conducta, donde lo único que merece el adversario es una profunda antipatía, aversión, enemistad o repulsión, así como el deseo de destruir aquello que se odia. Lamentablemente es una cultura del aniquilamiento y la destrucción”.

Continúa señalando que los hondureños quieren organizar la sociedad, desde el desorden y el caos social, mismo que se gesta desde patrones de odio social, esto en todas sus manifestaciones. “Pareciera que queremos organizar la sociedad a partir del caos social, que se auto organiza a partir de patrones de odio social, en todas sus manifestaciones.

“El odio existe; el odio no respeta nada; el odio juzga sin escuchar; el odio no atiende a razones”. El rencor que genera esa constante campaña de odio se dispersa fácilmente entre la población a paso redoblado, utilizando como alimento de ese rencor, la miseria, la pobreza, el analfabetismo permanentes en el país”.

En esa amplia reflexión la organización principal del pueblo católico, hace una propuesta de devolverle al pueblo la confianza en todo su sistema institucional, y así encaminarlas por el camino de la trasparencia para de esa manera se rompa el miedo en todas sus manifestaciones.

“Pareciera que los dirigentes políticos con sus últimas acciones y propuestas insultantes están empecinados en enredar al país, se olvidaron que tienen que buscar el bien de la comunidad, y que hacer el bien en su principal tarea”, sostiene Caritas.

Concluye su reflexión la Pastoral Social, refiriéndose al conflicto de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, al que señaló que la intención de muchos, era convertir dicho conflicto en una llama social, que les permitiera a varios en un futuro mantenerse en el poder, sin importar el precio. O en su defecto asaltarlo a través de la Ley del más fuerte, y presentar esa agresión como un botín, o trofeo de guerra, logrado a través de acuerdos con alianzas ocultas.

nana817 en

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *