Ante el proceso de rehabilitación y reinserción de los privados de libertad, la propuesta del Presidente Juan Orlando de privar a los más peligrosos de las visitas familiares y conyugales, puede ser contraproducente y generar más violencia de la usual, asegura el miembro de Conaprev, Orle Solís.

“La visita conyugal y familiar es la base fundamental para la reinserción, reubicación o rehabilitación del privado de libertad, no se debe separar, no se debe aislar el privado de libertad, porque entre más lo aísla e ignora, mas delincuente se vuelve, mas cambia su conducta”, dijo Solís.

El mejor antídoto contra la extorsión y la inseguridad que promueven desde las cárceles algunos cabecillas del delito, es limpiar de corrupción la administración de los centros penales, aseguran.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *