“Es tan evidente que el liderazgo de Nasralla se va a imponer y esperamos que el Tribunal Supremo Electoral reconozca estas elecciones, genera dudas y muchas veces expectativas en los simpatizantes del Partido Anticorrupción”, manifestó el representante del Partido Libertad y Refundación, Carlos Aguilar.

Aguilar es del criterio que el Tribunal Supremo Electoral tiene que asumir un rol más transparente, más ecuánime, el más democrático y respetar la institucionalidad de cada partido político.

“Ojala en un futuro el Tribunal Supremo Electoral se convierta en ese órgano técnico, despolitizado que la sociedad hondureña necesita para que sea una institución con credibilidad y sobre todo que sea una institución que ayuda a fortalecer la democracia y no debilitarla”.

Aguílar considera que los temas que deben empezar a visualizarse son los costos que cada elección primaria significa, las posibilidades que el gobierno pueda intervenir para manipular este tipo de elecciones, “esperamos que la elección del Partido Anticorrupción sea transparente, democrática pero que sobre todo se respete de parte del Tribunal Supremo de sus máximas autoridades la decisión del Partido Anticorrupción de elegir a quien sus votantes así mismo decida”.

“Esa estrategia de querer debilitar la alianza fortalece y logra que se incremente el perfil de las principales figuras de la oposición, a nadie ni al pueblo hondureño le gustan los abusos de poder y la utilización del poder para aplastar a sus adversarios, esta no es una actitud democrática”, puntualizó Aguílar.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *