El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, Ramón Custodio, hizo hoy un llamado al pueblo hondureño para que este domingo vaya a las urnas con la seguridad que nadie le impedirá el deposito libre, directo, universal y secreto de su voto.

En conferencia de prensa ofrecida junto al director ejecutivo de la Asociación Libertad y Democracia, Ricardo Callejas, el defensor de los derechos humanos expresó que la serenidad es fuente de valor para afrontar cualquier amenaza, venga de donde venga.

Agregó que los hondureños debemos elegir a quien queremos porque creemos en esa persona, porque merece nuestra confianza y merece nuestro voto, depositado sin ningún temor.

Recomendó además, esperar con paciencia y serenidad los resultados del Tribunal Supremo Electoral, sin creer ni escuchar rumores difundidos con malicia y mala fe.

Destacó que ahora somos un pueblo más informado porque nos hemos ganado ese derecho y no debemos permitir que nadie lo amenace o nos lo quite por ninguna razón, sino que más bien exijamos mayor transparencia en los asuntos públicos.

Según Custodio, los resultados del domingo 24 de noviembre van a despejar todas las dudas e incertidumbres para elegir al presidente de la República y sus designados, a los próximos diputados y a los ciudadanos que integrarán las próximas corporaciones municipales.

Reiteró que el pueblo hondureño debe ir a votar a las urnas seguros que nadie les impedirá el depósito libre, directo, universal y secreto de su voto.

De acuerdo al ombudsman hondureño, la democracia que estamos perfeccionando depende de propuestas más que de protestas sin ninguna razón ni sentido y menos cuando esas protestas son acompañadas con una violencia irracional e innecesaria.

En la conferencia de prensa estuvieron presentes representantes de las embajadas de El Salvador, Panamá y Estados Unidos, además, de la Oficina del Alto Comisionado de los Derechos Humanos y de instituciones defensoras de los derechos de las personas con discapacidad.

Llamado al pueblo hondureño para que ejerza el sufragio

Es oportuno y conveniente dirigirme a todos los que el próximo domingo 24 de noviembre tenemos el derecho, el deber y la obligación de votar en las elecciones generales.

El derecho a ejercer el sufragio es una función pública, porque somos ciudadanos y somos parte de la soberanía nacional de la cual emanan todos los poderes del Estado, en forma directa como el Poder Ejecutivo, el Poder Legislativo y también el poder municipal, e indirectamente el Poder Judicial.

Para ejercer con propiedad ese derecho se ha tratado de entregar su tarjeta de identidad directamente, a todos los que la solicitaron antes y por haber cumplido los 18 años recientemente, dejando constancia de ello mediante la firma y la huella digital de la persona que la recibe. Agradecemos a los partidos políticos que accedieron y apoyaron a que lo hiciéramos de esta nueva manera y también al Registro Nacional de las Personas que lo hizo posible, que ha permitido mejorar y nos permite seguir mejorando la democracia por nuestra propia voluntad soberana.

La Constitución de la República es clara:

Todos podemos optar a cargos públicos, tomando conciencia de si tenemos o no tenemos los méritos y calificaciones para el cargo.

Tenemos el derecho para asociarnos y constituir partidos políticos, de lo cual queda constancia histórica de que así ha sido, pues se han dado facilidades sin trabas para nadie.

Ahora es más evidente que nunca que es deber de todos inscribirnos oportunamente en el Registro Nacional de las Personas, así como inscribir a nuestros hijos y también a los que mueren. Porque así estamos convirtiendo al Registro Nacional de las Personas en un organismo técnico y profesional y debemos seguir en ese empeño los directores, los empleados y nosotros los aliados cívicos.

Es un deber desempeñar, salvo excusa o renuncia con causa justificada, los cargos de elección popular. No debiera ser una causa justificada el dejar en abandono el cargo para el cual se nos eligió, por ir a desempeñar otros cargos en la administración pública en otros poderes del Estado.

La ley lo permite pero realmente casi nunca se justifica adecuadamente esta deserción que es un irrespeto a la voluntad soberana expresada en los votos que lo eligieron para un cargo de representación.

Es una obligación lograr la mejor representación posible, razón por la cual debemos estudiar bien a quien elegir antes de depositar nuestro voto.

Un pueblo debidamente informado es poderoso, un pueblo sin la información adecuada es un pueblo sumiso.

La democracia que estamos perfeccionando depende de propuestas más que de protestas sin ninguna razón ni sentido y menos cuando esas protestas son acompañadas con una violencia irracional e innecesaria.

La serenidad es fuente de valor para afrontar cualquier amenaza, venga de donde venga, porque queremos y debemos elegir a quien queremos porque creemos en esa persona, porque merece nuestra confianza y merece nuestro voto, depositado sin ningún temor.

Debemos esperar con paciencia y serenidad los resultados del Tribunal Supremo Electoral, sin creer ni escuchar rumores difundidos con malicia y mala fe.

Ahora somos un pueblo más informado porque nos hemos ganado ese derecho, no permitamos que nadie lo amenace o nos lo quite por ninguna razón, sino que más bien exijamos mayor transparencia en los asuntos públicos.

Que nadie nos aparte del camino recto porque “él da sana sabiduría al recto y es heraldo de los que caminan rectamente”.

Los resultados del domingo 24 de noviembre van a despejar todas las dudas e incertidumbres para elegir al presidente de la República y sus designados, a los próximos diputados y a los ciudadanos que integrarán las próximas corporaciones municipales.

Un desafío es que la transición política se haga en forma debida de manera que el gobierno que sale sepa entregar los problemas que deja con toda transparencia.

Si nosotros nos vamos a avocar a quien gane las elecciones y al equipo de transición de una administración a la que sigue para ver que políticas de Estado van a resolver los problemas de la educación, de la salud, del trabajo, de la vivienda y sobre todo, de la seguridad con menos violencia.

El pueblo hondureño debe ir a votar a las urnas con toda seguridad que nadie le impedirá el deposito libre, directo, universal y secreto

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *