“Desgraciadamente cuando ocurren esas muertes muchas de ellas, ni siquiera están ligadas directamente a algún crimen , sino que algún pariente o su pareja sentimental y desgraciadamente termina el crimen pasándole la factura a la mujer”, apuntó la criminóloga Arabeska Sánchez.

“Casi todas ellas terminan siendo víctimas de pandillas de narcotraficantes, siempre por la lucha por los espacios del narcomenudeo, que termina a veces victimizando, reclutando a la juventud y a veces todas estas víctimas son parte del mismo fenómeno”, indicó Sánchez.

Por otro lado la defensora de los derechos de la mujer, Ana Ruth García señaló que, “son crímenes ya con saña, aparte del odio lleva un agregado más un ensañamiento, algo especial que es querer ver a la mujer como algo que no vale nada, un desprecio en particular”,

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *