Tegucigalpa.- Una mayor efectividad en la aplicación de justicia y un ahorro en las finanzas del Estado representará la implementación de juicios virtuales y el uso de grilletes electrónicos en privados de libertad que están por cumplir sus sentencias.

Mario Díaz, coordinador del Tribunal de Sentencia del Poder Judicial, explicó que los juicios virtuales tendrán varias consecuencias positivas en torno a la realización de los juicios que se tienen programados en las distintas salas.

Sostuvo que de esta manera se posibilita que el juicio se realice independientemente de la fecha y el lugar donde se encuentren las personas que participarán en el mismo, entre ellos jueces, fiscales, víctimas, defensores, imputados, testigos, entre otros.

“No habrán retrasos innecesarios; en este momento, si el imputado no es traído a los tribunales, el juicio debe suspenderse y eso se va evitar con los juicios virtuales, porque el imputado está debidamente localizado en un centro penitenciario”, detalló.

Para Díaz, esta medida impulsada por el presidente Juan Orlando Hernández contribuirá a la mayor efectividad en la aplicación de justicia al permitir que los juicios se realicen en la fecha programada.

Asimismo, va a reducir la mora judicial, muchas veces generada por la ausencia del imputado en la sala de juicios orales, y con los juicios virtuales se garantiza la presencia de todos los participantes, aunque no estén en el mismo lugar.

La puesta en marcha de los juicios virtuales colocará a Honduras a la vanguardia en el sistema judicial al disponer de tecnología de punta para eficientar la aplicación de justicia y así reducir la mora judicial que actualmente afecta al Poder Judicial.

“Podemos decir que va a haber un ahorro para el Estado; va a traer beneficios económicos, va a promover un ahorro, porque ya no se van a hacer gastos de movilización, de combustible y viáticos. Puede afirmarse que habrá un ahorro en las arcas del Estado al desarrollarse los juicios de esta manera (virtuales)”, enfatizó.

Al respecto, German McNiel, subdirector del Instituto Nacional Penitenciario (INP), afirmó que la implementación de los juicios virtuales beneficiará no solamente al sistema penitenciario sino a la impartición de justicia en el país.

“Las audiencias virtuales van a ser muy importantes, ya que el acceso a la justicia va a ser más pronto, no habrá movimiento de estas personas (reclusos) que generan un impacto económico, porque se da un traslado de vehículos y de personal”, explicó.

Con las audiencias virtuales también se reduce el riesgo para el privado de libertad en el momento en que se realice una audiencia, porque no habrá un traslado físico de esta persona hacia un juzgado o el Tribunal de Sentencia.

Descongestionando los centros penales

En relación al uso de grilletes electrónicos en reclusos que están por cumplir sus sentencias condenatorias, el subdirector del INP sostuvo que “esta medida beneficiará enormemente a todo el sistema de impartición de justicia, dando medidas alternas a la prisión preventiva”.

El funcionario aseguró que si se reduce la sobrepoblación en los centros penitenciarios se va a generar un impacto económico positivo, ya que lo que se invierte o gasta en estas personas no se va a seguir dando porque estos ya no estarán recluidos.

Actualmente el sistema penitenciario nacional alberga a unos 18,860 privados de libertad, de los cuales más de 10,000 se encuentran en condición jurídica de procesados y 8,571 ya cumplen sentencia condenatoria por diferentes delitos.

“Las personas que puedan gozar de este beneficio estarán en libertad pero completamente monitoreados; no van a ser custodiados ni alimentados por personal penitenciario, sino que estarán en libertad y eso generará un ahorro”, afirmó McNiel.

Por su parte, Mario Díaz dijo que el uso de grilletes electrónicos será de mucha ayuda porque “uno de los problemas que tiene la medida cautelar es que prácticamente no hay forma de controlarla porque en general se limita a la firma de un libro o a la colocación de la huella en un dispositivo electrónico”.

El coordinador del Tribunal de Sentencia explicó que si el imputado no llega a firmar no hay manera de localizarlo, porque por regla general las direcciones no están debidamente escritas en los expedientes y es muy difícil localizarlos, y por eso la medida cautelar pierde su efectividad por falta de control del aparato judicial.

Agregó que si hay dispositivos electrónicos como el grillete u otro mecanismos de control que garanticen la localización efectiva del imputado esto va a significar que los juicios no se van a paralizar y que los procesos van a ser más rápidos y expeditos porque el imputado va a ser fácilmente localizable mediante estos dispositivos.

Actualmente el presidente Hernández impulsa una serie de reformas al Código Penal y Código Procesal Penal, con lo que se busca continuar la lucha frontal en contra de la criminalidad común y organizada, adecuando las leyes a la situación actual del país.

Tanto Díaz como McNiel coincidieron en que las reformas impulsadas por el presidente Hernández generaran un impacto positivo en la aplicación de la justicia y un ahorro para las arcas del Estado, que invierte millones en la manutención de más de 18,860 privados de libertad recluidos en el sistema penitenciario nacional.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *