Gareth Bale se convirtió en el gran protagonista de la victoria del Real Madrid por 4-0 sobre Valladolid al anotar su primer triplete y asistir a Benzema para el segundo gol de la noche. Con la victoria, el conjunto madrileño se mantiene en la tercera plaza y recorta la distancia con el Atlético de Madrid a solamente tres puntos.

Cristiano Ronaldo, mientras tanto, presenció desde su vitrina el primer partido de Liga de la temporada, que el Madrid tuvo que afrontar sin él.

Pero el equipo probó ser igual de eficiente sin él que con tridente completo. El cuadro local avisó al minuto 2 con un cabezazo de Sergio Ramos. Valladolid, consciente de su inferioridad técnica, esperaba con cautela a locales y parecía, tan temprano en el partido, que era cuestión de tiempo para que los merengues volvieran a lucirse con una goleada.

Una pared de alta precisión entre Isco y Xabi de la que Ramos no logra sacar provecho; un toque a un costado de Benzema que no pudo hacer valer la internada de Carvajal por la banda derecha.

Y eso que apenas calentaban motores. Al minuto 14, Bale amenazó con un tiro que se fue muy elevado.

En tanto, el Valladolid apenas había logrado cruzar el campo y sin mucho peligro. Al 23′, un disparo de Di María luego de una jugada colectiva acabó en el travesaño. Cinco minutos después, Benzema mandó el balón a un costado. Pudo ser la culminación de una gran jugada de Modric, que viendo el espacio le cede el balón a Marcelo para que éste, en corto, se lo ponga al francés. Detalles del gran nivel de juego merengue hubo para dar y regalar, aunque no tuvieron recompensa hasta pasada la primera media hora.

Con ayuda del arquero Mariño, Bale abrió el marcador al minuto 31. Di María lo había intentado con un disparo desde la izquierda que el arquero despejó como pudo hacia la
izquierda sin fijarse que estaba poniendo un balón preciso en la cabeza de Bale, quien como era de esperarse, no perdonó.

El galés reforzó su papel de hombre clave en el equipo de Carlo Ancelotti tan sólo cinco minutos después con un pase bordado que sirvió de asistencia para que Benzema anotara
el 2-0 con un testarazo.

El juego no cambió gran cosa pasado el descanso, pese a que el técnico pucelano dio entrada a Omar para tomar la posición de Larsson. El Real Madrid seguía en control con
Benzema presionando en la salida y haciendo la vida imposible para los hombres más retrasados del cuadro visitante mientras Xabi Alonso desbarataba cualquier amago de
jugada en el centro.

La acción de la segunda parte comenzó con un disparo lejano de Luka Modric que se fue por un costado. El Valladolid, con una línea de cinco hombres en la media intentaba
protegerse como podía.

Pasado el primer cuarto de hora de la segunda parte, Benzema batió a Mariño de nueva cuenta, pero el gol fue anulado por un fuera de lugar bastante dudoso. Poco después, Benzema lo volvió a intentar, pero esta vez, Mariño atajó el balón antes de que el francés pudiera tocarlo.

Pero no era la noche de los visitantes. Un nuevo error defensivo permitió que Gareth Bale anotara su segundo gol de la noche. 18 minutos después de iniciada la segunda parte, Marcelo intentó centrar al área y en el despeje el central del Valladolid la puso exactamente en los pies de Bale, que frente a la portería, anotó el 3-0 con un potente disparo con la pierna derecha.

Con 15 minutos por jugarse, Ancelotti dio descanso a sus hombres más aguerridos al frente, Benzema y Di María, mandando en su lugar a los canteranos Morata y Jesé, que fueron recibidos con gran efusividad por la grada. Benzema, perdonado tras un comienzo de temporada bastante difícil, salió cobijado por los aplausos.

El Real Madrid permaneció encima de Mariño el resto del encuentro, con las ocasionales escapadas del visitante para el contragolpe que acababan en nada. A dos minutos del final, Bale enmarcó su gran noche con el 4-0. El galés anotó su primer triplete como merengue.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *