A quienes participamos en la pasada contienda electoral solamente nos queda acatar la voluntad popular libremente expresada.

Como ciudadano y Presidente Electo de todos los hondureños, acepto con humildad la voluntad del pueblo hondureño. No es momento para triunfalismos, pero sí para agradecer desde el fondo de mi alma, a todos aquellos ciudadanos que confiaron en mí, que me apoyaron decididamente.

A todos ustedes: nacionalistas, independientes, miembros de otros partidos, hombres/mujeres/jóvenes y adultos mayores, mi gratitud imperecedera y mi compromiso de honrar su confianza con mucho trabajo para construir de la mano de Dios y del Pueblo hondureño, una Nueva Honduras!

Mis pensamientos como Presidente Electo van también para todos aquellos que no votaron por mí, para quienes han hecho oposición cívica. A quienes han protestado con violencia en las calles, el llamado es para que hagan uso del legítimo derecho a la manifestación pacífica.

A todos mis compatriotas les reitero que por encima de diferencias de partido, más allá de las ideologías, por sobre las preferencias electorales, todos somos hijos de una misma madre: Honduras, a todos nos acoge la misma tierra, a todos nos cobija el mismo cielo. Somos hermanos!

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *