SAO BERNARDO DO CAMPO, Brasil.- Luiz Inácio Lula da Silva, expresidente de Brasil, finalmente se entregó este sábado a la Policía Federal tras permanecer atrincherado en una sede sindical desde el jueves pasado.

El exmandatario deberá cumplir condena de 12 años por hecho de corrupción.

En su primer intento de salir de la sede sindica, da Silva fue impedido por sus simpatizantes quienes le pidieron para que no se entregue. Sin embargo, en la segunda ocasión logró avanzar hacia el vehículo de la Policía Federal que le esperaba en inmediaciones del lugar. El mencionado vehículo no tiene la insignia de la referida institución, tal como pidió la defensa del exmandatario. El expresidente se dirigió a Curitiba, donde cumplirá prisión en una celda de 15 metros cuadrados que fue preparada especialmente para él.

Publicado originalmente por adndigital.com.py

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *