Los magistrados del Consejo de la Judicatura, devengan un “nada despreciable” salario de 113 mil lempiras para cumplir la misión de depurar el sistema judicial del país, que en los últimos años ha llegado a tal desprestigio que derivó en la pérdida de credibilidad de la sociedad hondureña.

Sin embargo y a muy pocos meses de funcionar se generan las dudas de si no saldrá más complicada la medicina que la enfermedad, sobre todo cuando trasciende que reciben 40 mil lempiras de gastos de representación, los cuales y con la “justificación” de que esa cantidad debe tributar al fisco, será indexado al sueldo de los togados por lo que pasan a devengar aproximadamente “155 mil lempiras”.

Para un país en crísis económica, con un salario mínimo que no supera los 7, 500 lempiras, con una serie de medidas de austeridad aplicadas al interior del gobierno y con una Ley de ordenamiento de las finanzas públicas, control de las exoneraciones y medidas anti evasión, para recuperar la economía del país, ¿será justo? Juzgue usted…

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *