noviembre 24, 2020

Ante la previsible emisión de una nueva tarjeta de identidad, diversos sectores de la sociedad civil demandan a las autoridades del Estado efectuar la misma en el marco de plena transparencia, permanente rendición de cuentas y amplia participación ciudadana.

El dirigente de la sociedad civil Omar Rivera Pacheco, indicó que “una inversión de más de 50 millones de dólares -como se dice constara una la emisión de un nuevo documento de identidad para los hondureños- debe realizarse de forma transparente y generando espacios para la auditoría social y la veeduría ciudadana”.

“Expertos aseguran que bien podrían invertirse más mil 200 millones de lempiras (US$ 50 millones), para la depuración del censo electoral y la emisión de una nueva tarjeta de identidad, por lo que –debido a los montos tan altos y los estratégica de la acción- es indispensable que exista supervisión de las organizaciones de la sociedad civil para generar confianza y evitar actos al margen de la Ley” expresó.

Del mismo modo, Rivera Pacheco, recomendó que expertos internacionales puedan acompañar el proceso de reingeniería a efectuarse en el Registro Nacional de las Personas (RNP), “para que esta entidad pasa a ser una institución de alto perfil profesional, despolitizada, y con un enfoque de seguridad nacional y de desarrollo social, y no solamente una instancia que presta servicios con especial relevancia político electoral”.

INTERVENCIÓN DEL RNP, NO DEBE SER PARA REPOLITIZAR LA INSTITUCIÓN

El dirigente de la sociedad civil vio con buenos ojos la decisión del Congreso nacional de la República, de valorar la posibilidad de intervenir el RNP, “siempre y cuando dicha acción interventora no sirve para repolitizar la entidad; si politizan la intervención del RNP, empezarán con pie izquierdo el proceso de reformas electorales”.

“Ancestralmente, el RNP, ha sido una entidad marcada por su deficiente desempeño y la permeabilidad a la corrupción, debido –esencialmente- a la generalizada politización que tanto daño le ha hecho a la institución, al sistema político hondureño y a los usuarios del servicio público de identificación” opinó.

El activista social manifestó que “repolitizar el RNP, con una intervención partidizada, es hacerle daño al ente, y –si esto se da así- la medicina podría ser peor que la enfermedad; aquí lo que corresponde hacer es mejorar el diseño y desempeño del RNP, implementar un riguroso proceso de depuración del censo y emitir una nueva tarjeta de identidad, en el marco de proceso de contratación transparentes, competitivos, eficientes y honestos”.

Finalmente, Omar Rivera Pacheco, resaltó la necesidad que los miembros de la junta interventora del RNP, sean personas independientes, decentes y experimentadas en la materia’ “es indispensable que los interventores sean profesionales que gocen de absoluta independencia y autonomía para ejercer su labor de forma libre y sin presiones de ningún tipo, que sean dirigentes de los partidos o que tengan –o hayan tenido- un rol protagónico de actividades proselitistas o de gestión de intereses al servicio de grupos de poder político o económico en el país, deben tener una trayectoria intachable en el ámbito público y privado, una hoja de vida limpia, no haber cometido delitos, no tener vínculos con grupos criminales, delincuenciales o corruptos, y no tener asuntos pendientes con la Ley; y demostrar competencias profesionales para poderse desempeñar en las actividades a ser encomendadas, es decir, experiencia probada en actividades profesionales en empresas privadas, instituciones estatales, organizaciones de la sociedad civil o agencia de cooperación internacional”.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *