Tegucigalpa.- Alrededor de mil millones de lempiras servirían para garantizar la producción de granos básicos y de esta forma tener los frijoles y el maíz suficiente para el pueblo hondureño.

Con los otros 500 millones se busca fortalecer el cultivo de la palma africana y darle énfasis a otros productos orientales que marcan la diferencia en la exportación internacional según el productor Mario Ramón López.

El productor del agro manifestó que se plantea esta situación desde el inicio, porque para la próxima cosecha de primera se efectuará una línea fidecomiso través del Banco Nacional de Desarrollo Agrícola (Banadesa) por 500 millones de lempiras para la producción de granos básicos.

Especialmente para arroz, maíz y frijoles que permitiría garantizar la seguridad alimentaria y precios accesibles para el consumidor nacional, bajo un marco de precios buenos para el productor y el consumidor.

Lo siguiente sería un empuje de equilibrio para la promoción de cultivos alternativos que permitan compensar la pérdida de divisas que ha tenido el país en los bajos precios del café, del cultivo de hortalizas orientales , de plátano , de palma africana y caña de azúcar que son rubros importantes en la generación de divisas.

“En un esquema que permita que estos recursos lleguen a pequeños y medianos productores e impulsar a los grandes productores en proveer de granos básicos a las empresas agroindustriales encargadas del proceso de alimentos concentrados” dijo.

Al inicio 500 millones serán utilizados para la seguridad alimentaria a través del cultivo de granos básicos y los otros 500 para fortalecer los demás cultivos.

“Sin embargo las necesidades en el agro son grandes y se necesita un capital más extenso para desarrollarlos, porque el costo de producción va aumentar con las nuevas tasas impositivas y los productos como la leche van a tener un sensible impacto si no se mejoran los precios y la productividad, tendríamos problemas cercanos en los suministro de leche y derivados de la misma en el mercado nacional” manifestó.

Por otra parte la política sostenible en la agricultura debe arrancar con una ostentaría que realmente se vuelva cooperativa y menos normativa, además muchos de esos recursos que se gastan en la secretaria de agricultura y ganadería deberían de ori

Related Posts