noviembre 30, 2020

El secretario general, Luis Almagro, afirma que “buscará” la Justicia internacional para que sean juzgados los responsables de los crímenes contra civiles en Nicaragua. Almagro echa un pulso al gobierno de Daniel Ortega.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) anunció el jueves que pondrá en marcha el proceso para aplicar la Carta Democrática contra Nicaragua, que puede desembocar en la suspensión del país centroamericano del organismo.

MANAGUA.- Se trata de una medida urgente para presionar a las autoridades nicaragüenses y que forzarlas a respetar la institucionalidad en una nación sumida en una profunda crisis política. La represión deja ya más de 325 muertos desde abril, cuando comenzaron las protestas contra Ortega. Almagro ha afirmado, además, que la OEA “buscará” la Justicia internacional para que sean juzgados los responsables de los crímenes contra civiles.

En una sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA celebrada el jueves en Washington, el jefe del ente americano ha remarcado que se veía “obligado” a empezar el proceso de aplicación de ese documento jurídico continental, creado para preservar el orden institucional cuando en un país de la región se establezca que ha habido una ruptura en el orden constitucional. La suspensión de la organización tendría, para Nicaragua, importantes consecuencias políticas y económicas.

La aplicación de la Carta, sin embargo, requiere antes de algunas gestiones diplomáticas. El artículo 21 de dicho documento establece que “cuando la Asamblea General [el máximo órgano de la OEA], convocada a un período extraordinario de sesiones, constate que se ha producido la ruptura del orden democrático en un Estado miembro y que las gestiones diplomáticas han sido infructuosas, conforme a la Carta de la OEA tomará la decisión de suspender a dicho Estado Miembro del ejercicio de su derecho de participación en la OEA con el voto afirmativo de los dos tercios de los Estados Miembros. La suspensión entrará en vigor de inmediato”.

EXIGEN RESPUESTA

Para Almagro, las violaciones a los derechos humanos, la deriva autoritaria de Ortega, la expulsión de observadores internacionales de Nicaragua y la persecución contra la disidencia, exigen una respuesta contundente de parte de las naciones que conforman la OEA.

“Nos vemos obligados a empezar la aplicación de la Carta Democrática Interamericana a Nicaragua, porque la solución a la violación a los derechos humanos es un asunto de la región entera. La solución todavía es política y diplomática y contamos con los instrumentos normativos interamericanos para abordarla y que, para bien o para mal, los incluye a ustedes, a su Gobierno”, ha apuntado Almagro en un discurso marcado por la dureza en el trato hacia el presidente Ortega, a quien señaló de haber optado por el camino de la dictadura.

El secretario general, Luis Almagro, afirma que “buscará” la Justicia internacional para que sean juzgados los responsables de los crímenes contra civiles en Nicaragua. Almagro echa un pulso al gobierno de Daniel Ortega. El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) anunció el jueves que pondrá en marcha el proceso para aplicar la Carta Democrática contra Nicaragua, que puede desembocar en la suspensión del país centroamericano del organismo.

MANAGUA.- Se trata de una medida urgente para presionar a las autoridades nicaragüenses y que forzarlas a respetar la institucionalidad en una nación sumida en una profunda crisis política. La represión deja ya más de 325 muertos desde abril, cuando comenzaron las protestas contra Ortega. Almagro ha afirmado, además, que la OEA “buscará” la Justicia internacional para que sean juzgados los responsables de los crímenes contra civiles.

En una sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA celebrada el jueves en Washington, el jefe del ente americano ha remarcado que se veía “obligado” a empezar el proceso de aplicación de ese documento jurídico continental, creado para preservar el orden institucional cuando en un país de la región se establezca que ha habido una ruptura en el orden constitucional. La suspensión de la organización tendría, para Nicaragua, importantes consecuencias políticas y económicas.

La aplicación de la Carta, sin embargo, requiere antes de algunas gestiones diplomáticas. El artículo 21 de dicho documento establece que “cuando la Asamblea General [el máximo órgano de la OEA], convocada a un período extraordinario de sesiones, constate que se ha producido la ruptura del orden democrático en un Estado miembro y que las gestiones diplomáticas han sido infructuosas, conforme a la Carta de la OEA tomará la decisión de suspender a dicho Estado Miembro del ejercicio de su derecho de participación en la OEA con el voto afirmativo de los dos tercios de los Estados Miembros. La suspensión entrará en vigor de inmediato”.

EXIGEN RESPUESTA

Para Almagro, las violaciones a los derechos humanos, la deriva autoritaria de Ortega, la expulsión de observadores internacionales de Nicaragua y la persecución contra la disidencia, exigen una respuesta contundente de parte de las naciones que conforman la OEA.

“Nos vemos obligados a empezar la aplicación de la Carta Democrática Interamericana a Nicaragua, porque la solución a la violación a los derechos humanos es un asunto de la región entera. La solución todavía es política y diplomática y contamos con los instrumentos normativos interamericanos para abordarla y que, para bien o para mal, los incluye a ustedes, a su Gobierno”, ha apuntado Almagro en un discurso marcado por la dureza en el trato hacia el presidente Ortega, a quien señaló de haber optado por el camino de la dictadura.

Publicado originalmente por adndigital.com.py

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *