El expresidente peruano Alberto Fujimori (80) salió el miércoles de la clínica particular Centenario, en la que estuvo internado 112 días, para ser trasladado al penal de Barbadillo, donde terminará de cumplir su sentencia de 25 años de cárcel por delitos de lesa humanidad.

Fujimori salió en un vehículo oficial escoltado por agentes del Instituto Nacional Penitenciario (INPE) y acompañado por su hijo Kenji Fujimori. Decenas de seguidores del exmandatario (1990-2000) protestaban en los exteriores de la clínica por su ingreso nuevamente en la cárcel, tras la revocación del indulto otorgado en 2017.

“No podemos ocultar la tristeza y la desazón que pueda sentir Alberto Fujimori en este momento (…) por el hecho que retoma este calvario, producto de un sinnúmero de presiones políticas y mediáticas”, comentó el médico personal del expresidente, Alejandro Aguinaga, a los periodistas en los exteriores del centro médico. “Estas situaciones lo único que hacen es incentivar al morbo popular contra Alberto Fujimori”, se quejó Aguinaga, tras criticar que la orden judicial de su regreso a prisión no haya tenido en cuenta su avanzada edad y su condición de ex presidente.

Publicado originalmente por adndigital.com.py

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *