LA PAZ. Un ultimátum al presidente Evo Morales para que deje ya el poder mantiene la crisis política y social en Bolivia, con nuevas manifestaciones a favor y en contra del mandatario.

Los comités cívicos reunidos en la noche anterior en Santa Cruz, la mayor ciudad de Bolivia, dieron 48 horas, hasta este lunes, para que el líder socialista deje el mando tras las denuncias de fraude en su reciente reelección para un cuarto mandato. Lleva 13 años en el poder.

El líder del Comité Cívico Pro Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, fue quien lanzó el desafío, tras haberse erigido desde hace días en una de las voces más relevantes de la lucha para echar a Morales de la presidencia, por encima de la mayoría de políticos opositores. El organizador no dijo qué acciones emprenderá con sus partidarios, pero se presume que podrían ocupar sedes regionales de entidades y empresas públicas, como ha ocurrido antes.

Este domingo, los líderes opositores manifestaron que, tras una eventual renuncia del izquierdista, rechazarán también a su vicepresidente, Álvaro García Linera. En su lugar, propusieron a Cristina Díaz Sosa, actual Decana de la Corte Suprema. La abogada de 62 años es “la única que no es masista” en el tribunal, destacó Camacho, en referencia a la formación oficialista.

En tanto, Morales anunció que el domingo se reuniría con movimientos sociales que durante todos estos años le han respaldado, pero al final de la jornada no había constancia de que se hubiera producido la reunión ni de si se espera ya para este lunes. “Yo dependo del pueblo, de las fuerzas sociales”, afirmó en una emisora de radio para anunciar que se reuniría con la Central Obrera Boliviana (COB) y de la Coordinadora Nacional por el Cambio (Conalcam), que agrupa a obreros, campesinos, indígenas y cocaleros, incondicionales con el mandatario.

“Ahora dicen fuera Evo, ya no es un tema de fraude”, aseguró tras revelar que sí se reunió en esta jornada con el vicepresidente, Álvaro García Linera, y algunos ministros de su gabinete. Los opositores “están buscando muertos que vengan de la Policía y las Fuerzas Armadas”, añadió.

“El que pide la intervención militar está pidiendo sangre, está pidiendo muerte”, declaró por su parte el ministro de Gobierno (interior), Carlos Romero.

A su vez, el opositor Carlos Mesa acusó a Evo Morales de llevar al país a una situación límite por no tener valor para renunciar. “Evo Morales tiene en sus manos la pacificación del país y la salida democrática a la crisis. Morales no tiene el valor para hacerlo y está provocando el pedido de su renuncia, llevando al país a una situación límite”, advirtió al leer en La Paz un comunicado de la alianza opositora Comunidad Ciudadana. (Con información de Infobae)

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *