CARACAS. En una decisión insólita, Nicolás Maduro adelantó las celebraciones de la Navidad en Venezuela, mientras los ciudadanos de ese país se encuentran sometidos a una grave crisis humanitaria y su régimen se ve acorralado por múltiples denuncias por crímenes. “Gaitas, bailes y villancicos” es la fórmula que lanzó el líder chavista, en un claro mensaje triunfalista.

“El 1° de noviembre arrancamos full, con las Navidades felices y en paz en Venezuela. Es como una vacuna, que uno se pone una vacuna aquí [en el brazo] contra la gripe. Vamos a ponernos una vacuna contra la amargura y la violencia de la derecha fascista”. Con esas palabras, Maduro anunciaba el 23 de octubre el adelanto de las Navidades, en peligro por los planes de la derecha para sabotearlas.

“Se quedarán con sus planes… No sé dónde se los irán a meter, pero acá nadie va a sabotear la paz, la estabilidad y la felicidad de nuestro pueblo”, continuó hace ya dos semanas en el mensaje difundido desde el Palacio de Miraflores, con el tradicional cuadro de Simón Bolívar de fondo.

Llegó el viernes 1° de noviembre. Y con él, el comienzo del plan “Mi Casa Bonita en Navidad”, tal como había prometido Maduro. Él mismo, junto con la abogada Cilia Flores (su esposa, “la primera combatiente”) y figuras del régimen, lideró el acto de inicio en Caracas.

Un show de luces en un exclusivo hotel de la capital, una orquesta infantil, música religiosa, el infaltable pesebre y el también previsible discurso de Maduro, todo transmitido por televisión y redes sociales. Y recién con los primeros casilleros de noviembre en el almanaque.

Publicado originalmente por adndigital.com.py

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *