· El lema del Modelo ACTIVO es “Ahorro, Cuenta Financiera, Trabajo e Ingreso para la Vida Optimizada”

Tegucigalpa. Doña Edis Castañeda de Flores, a sus 59 años, administra su propio negocio de diversos productos en dos “puestos” en los mercados de Tegucigalpa. Vive en el Barrio El Porvenir en la capital con su esposo y tres de los cinco hijos que procreó. Tres de sus hijos le ayudan a atender sus negocios para ofrecer los productos que comercializa.

Doña Edis inició las capacitaciones en el 2016 a través del Proyecto para el Mejoramiento de la Calidad de Vida y la Elevación del Nivel de Subsistencia de los Hogares Beneficiarios de Transferencias Monetarias Condicionadas a través de su Inclusión Financiera, conocido como Proyecto ACTIVO, que ejecuta la Sub Secretaría de Integración Social (SSIS), con la asistencia técnica de la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA).

La señora emprendedora recuerda que cuando llegó por primera vez a las capacitaciones solamente contaba con una sombría grande y pocos productos, estaba iniciando, y tenía mucha escasez financiera. Pero, el capacitarse por medio del Proyecto ACTIVO le cambio la vida a ella y su familia; porque a partir de ese momento decidió poner en práctica todo lo aprendido en los cursos.

Doña Edis muestra una sorprendente mejoría en la economía de su hogar. “Las capacitaciones me ayudaron mucho para poder empezar a ahorrar de los ingresos que tenía hace cuatro años. Ahora me dedico a vender diversos productos en mis dos puestos y además visito ferias fuera de la ciudad”, relató.

Además, adquirió un vehículo para transportar sus productos a sus “puestos” en el mercado y a las ferias que participa durante los fines de semana. También, tiene ingresos de una “pulpería” en su hogar, negocio que atiende su esposo.

Cabe destacar que la señora emprendedora ahora está registrada formalmente como comerciante individual; por lo que, su negocio se ha podido desarrollar aún más, porque esto le ha abierto las puertas para comprar productos a distribuidores mayoristas para revender en las ferias.

“A partir del momento que decidí cambiar mi negocio, apliqué lo que aprendí en la capacitación del Proyecto ACTIVO y ahora estoy ahorrando, e invirtiendo mi ahorro para hacer crecer mi negocio y para mejorar mi casa”, expresó doña Edis.

Agregó que “Mi sueño es convertir en un mercadito la pulpería que tengo en mi casa. Además, me encantaría aprender la pastelería”, concluyó.

El Modelo ACTIVO promueve tres pasos: Introducción de la contabilidad del hogar, ahorro en la cuenta financiera, mejora del ingreso (emprendimiento) hacia la graduación de la pobreza.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *