Tegucigalpa. El municipio del Distrito Central (DC) durante los últimos años desarrolla un esfuerzo sostenido encaminado a mejorar la gestión del riesgo de desastres y la adaptación al cambio climático en la capital, incorporando estos temas por medio de varios instrumentos y herramientas en el ordenamiento del territorio.

En ese sentido, resalta la creación en el año 2017 del Consejo Municipal de Datos Espaciales (Comude) y su reglamento, integrado por las principales instancias de la Alcaldía capitalina, que generan y son usuarias de la información espacial del municipio.

Asimismo, se logró desarrollar una metodología para la selección de barrios y colonias en temas de riesgo, pobreza, organización comunitaria, legalidad de predios y violencia, que servirán como base para la implementación del proyecto de inversión en reducción de riesgos, financiado con fondos de la Cooperación Alemana (KfW).

Por otra parte, se realizó la renovación y aplicación de tecnología moderna, coherente con la información científica necesaria para la toma de decisiones, a través del diseño del Sistema de Información Municipal sobre Estudios Territoriales del Distrito Central (SIMET-DC), con acceso desde un portal para visualizar la información que se oficializa por medio del Comude, para apreciación de interés público en la dirección amdc.giscloud.com.

En las ciudades de Tegucigalpa y Comayagüela se identifican, principalmente, amenazas de inundación y deslizamiento de tierra originadas por eventos hidrometeorológicos, ampliados por efectos del cambio climático, reflejando a la fecha 436 puntos afectados por alguna probable amenaza de inundaciones y deslizamientos.

En específico, 72 lugares con vulnerabilidad por posibles inundaciones, 433 por movimientos de ladera y otros 69 por ambas amenazas, dejando entre todos esos barrios y colonias de la capital, una población afectada y amenazada que asciende a más de 224 mil personas.

En el DC existen varios factores que aumentan la vulnerabilidad ante eventos hidrometeorológicos, como ser una elevada densificación en el área urbana, con un promedio de 11 mil habitantes por kilómetro cuadrado; de igual forma, la migración interna concentrada en zonas de riesgo

Además, el crecimiento urbano no planificado en años anteriores, malos usos de suelos que ocasionan un aumento en la vulnerabilidad, la alta deforestación que es producto del cambio de uso de suelo hacia un uso urbano, una pobre cultura sobre la prevención y respuesta por parte de la población y condiciones topográficas del municipio, en el cual se presentan pendientes en un 50 por ciento de su territorio.
Las autoridades del gobierno local, encabezadas por el alcalde Nasry “Tito” Asfura, también trabaja en la actualidad en presentar un ordenamiento del territorio a futuro, considerando temas importantes como la gestión de riesgos, cambio climático, economía, movilidad, recursos y ambiente, entre otra temática.

Actualmente se desarrolla, como parte del SIMET-DC, el Sistema de Alerta Temprana ante Inundaciones y Deslizamientos (SAT), informó la comuna a través de la Unidad Municipal de Gestión Integral del Riesgo (UMGIR).

Lo anterior, en realización con apoyo de la Oficina de Asistencia para Desastres en el Extranjero de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo internacional (USAID/OFDA) a través de Goal Honduras, con la ejecución del proyecto Barrio Resiliente, que comprende la suma de las políticas, estrategias, instrumentos y acciones particulares referidos a la identificación y monitoreo de amenazas, vulnerabilidades y riesgo, así como el diseño e implementación de alertas o alarma relacionada con la ocurrencia inminente de eventos peligrosos, preparativos para la respuesta a emergencias y la ejecución de los mismos.

Con estas aportaciones se ha logrado instalar dentro de las cuencas que drenan hacia el municipio del DC, siete estaciones pluviométricas para el monitoreo de acumulados de lluvia, e igual número de hidrométricas para monitorear los niveles de ríos, además, se estima dejar equipada a la municipalidad con tecnología de avanzada, que incluye hardware y software para almacenamiento y modelación de escenarios de riesgos que fortalecerán las tomas de decisión en temas de alerta temprana.

Por medio de la información proporcionada por las estaciones de monitoreo se han ejecutado estudios para el soporte técnico-científico de la emisión de alertas para las ciudades gemelas, beneficiando la comunicación en tiempo efectivo a los Comité de Emergencia Local (Codeles) y a la población capitalina, sobre las posibles afectaciones de algún fenómeno presente en la atmósfera.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *