Tegucigalpa. El científico hondureño, Marco Tulio Medina, exteriorizó hoy que una buena parte de la población no está aplicando las medidas de bioseguridad para prevenir el COVID-19 por diversos factores.

“Claramente un porcentaje significativo de la población hondureña ha seguido las instrucciones pero otro porcentaje no menos importante, no las ha seguido; esto está ligado a varios factores como la negligencia, educación y la negación”, comentó.

Agregó que “la negación es un fenómeno psicológico en el cual usted asume que las cosas no van a ocurrir y está convencido de que este problema no le va a afectar y desgraciadamente en el tema de salud pública, la población hondureña en general y los médicos hemos observado que existe una enorme negación”.

Lamentó que muchas personas no se están cuidando como deberían, por ejemplo: no se toman la presión arterial y llegan a los hospitales con un evento cerebrovascular o una hemorragia cerebral.

“Es el caso de la pandemia, muchas personas lo que han hecho es ponerse a jugar futbol, ponerse a beber o reunirse con amigos y familiares no usando las mascarilla, estando cerca del otro y consecuentemente, ese es el caldo específico para que la pandemia no sea controlada”, advirtió.

Consideró que todos los hondureños deben seguir acatando las instrucciones que se han venido planteando, es más, deben tener estructuras en las cuales, los ciudadanos se conviertan como en los veedores de lo que ocurre en las calles de Honduras.

Ayer, las autoridades de Seguridad informaron que por instrucciones del Sistema Nacional de Gestión de Riesgo (Sinager), queda suspendida la primera fase de la reapertura inteligente para el Distrito Central (DC) por la falta de cumplimiento de las medidas de bioseguridad y saturación de la capacidad hospitalaria debido a los altos niveles de contagio.

Los protocolos de bioseguridad para sectores y empresas fueron elaborados por la Secretaría de Trabajo con la contribución de la Unión Europea.

En el Distrito Central siguen vigentes las restricciones de movilidad conforme al último dígito de la tarjeta de identidad y operando solo los supermercados, bancos, farmacias, gasolinera y mercados autorizados.

La primera fase comenzó el 8 de junio y se diseñó por tres regiones que se caracterizan por el impacto del COVID-19 y la densidad poblacional, en donde la incorporación de los trabajadores es de manera gradual.

Datos:

-En el DC la primera fase comenzó con el 20% de los trabajadores.
Enviado desde Yahoo Mail para Android

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *