“Se tenía previsto que entrara en operación comercial la primera quincena del mes de septiembre, pero logramos ponerlo en marcha el siete” informó Rene Madrid director de Ingeniería de Transmisión de la ENEE.

Con esta nueva inversión en el área de transmisión se fortalece el sistema de distribución de energía eléctrica a los clientes que se abastecen de las subestaciones de Toncontin, y contribuye a la estabilización de las subestaciones de Santa Fe, Cañada, Miraflores y Laínez.

Este proyecto financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), representó un costo de tres millones de dólares; con esta inversión se garantiza mayor estabilidad y confiabilidad del servicio al sector comercial, también a las colonias de clases medias y populares del norte y sur de la capital.

Además de beneficiar a los clientes del Distrito Central, también ante cualquier contingencia podrá interconectarse para transportar energía al Departamento de Olancho y El Paraíso.

A pesar de los inconvenientes ocasionados por la pandemia la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE), continúo trabajando. Madrid manifiesto que se trabajó 24/7 para energizar antes del tiempo programado.
La ampliación de la capacidad de transformación de 84 a 150 Mega Voltios Amperios (MVA), representa la fase inicial del proyecto de refuerzo de transmisión a nivel nacional.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *