Tegucigalpa. Las autoridades de Ambiente y Recursos Naturales de Guatemala aseguraron que este lunes se comenzará a reparar la barda industrial ubicada en la comunidad de Quetzalito, Izabal, la cual será un paliativo para retener y recolectar los desechos que el río Motagua arrastra a las costas hondureñas.

La barda industrial tiene la capacidad de recoger entre 60 y 100 toneladas diarias de desechos, evitando que estos desemboquen en el Caribe hondureño y afecten de forma directa la bahía de Omoa y las playas de Puerto Cortés.

El anuncio de la reparación lo hizo el viceministro del Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales de Guatemala (MARN), Ángel Lavarreda, durante una reunión de seguimiento, en la que participaron la comisionada del Río Motagua, Liliam Rivera, y el ministro de MiAmbiente+, Elvis Rodas, entre otros funcionarios de ambas naciones.

Lavarreda indicó que la empresa que construyó la barda industrial iniciará los trabajos de reparación este lunes, a fin de garantizar que funcionen los brazos mecánicos que recogen los desechos en la desembocadura.

Adicionalmente, se instalará una tercera biobarda artesanal que será colocada en la desembocadura de la cuenca para contener la mayor cantidad de residuos sólidos flotantes, indicó el viceministro guatemalteco.

Asimismo, el funcionario aseguró que se está trabajando en un plan operativo para tener de forma permanente maquinaria, personal del Ejército y personas a las que se les pagará para la recolección de residuos a fin de evitar que la marea lleve los desechos generando un impacto negativo en ambas naciones.

Las autoridades guatemaltecas reafirmaron su compromiso para resolver esta situación de forma bilateral, mediante un trabajo integral con apoyo de organismos internacionales que lleve a soluciones definitivas.

Soluciones definitivas

La comisionada Liliam Rivera indicó que durante la visita que se realizó la semana pasada a Quetzalito, en conjunto con el Grupo Operacional Tecnico Binacional, se acordó la reparación de la barda industrial, cuando el cauce del rio Motagua bajara, ya que si bien esta no es una solución definitiva a la problemática, contribuye a reducir de forma significativa los desechos en las costas hondureñas.

La solución final pasa por el cierre de los botaderos municipales y la construcción de rellenos sanitarios autosostenibles, así como un cambio de cultura de la población.

“Debemos trabajar en estos puntos y en ese sentido se pedirá apoyo a la cooperación internacional para el desarrollo de proyectos que contribuyan a solventar este problema ambiental en la zona”, declaró.

Para tal efecto el presidente Juan Orlando Hernández ha sostenido reuniones con organismos de cooperación para que nos apoyen con el desarrollo de proyectos binacionales que conlleven a una solución definitiva de la problemática, dijo.

A la vez reiteró el llamado enérgico del Gobierno de Honduras para buscar soluciones definitivas a esta problemática que ha despertado la indignación del pueblo hondureño, dañando la fauna marina y ecosistema.

En ese sentido, se acordó que la Mesa Técnica Bilateral Interinstitucional Permanente se reúna esta semana en Guatemala con el objetivo de establecer un plan de acción para la gestión de residuos sólidos en la cuenca del río Motagua, informó la comisionada.

Detalló que la fecha tentativa de la reunión es el 1 de octubre, pero le corresponde a las autoridades guatemaltecas enviar la invitación por la vía diplomática.

Rivera aseguró que confía en la voluntad política de las autoridades guatemaltecas, que se vea reflejada lo más pronto posible con la implementación de soluciones definitivas que contribuyan a darle fin a este problema que durante muchos años ha afectado las costas hondureñas.

A la par de las reuniones que se están sosteniendo con las autoridades de Guatemala, para resolver lo más pronto está problemática ambiental, el Gobierno hondureño realiza esfuerzos interinstitucionales, así como la Municipalidad de Omoa, con jornadas permanentes de limpieza de playas, con el apoyo de personal y maquinaria para recolectar los residuos que a diario llegan a la playa, además de monitoreos constantes con el apoyo de la Fuerza Naval y el Comando de Apoyo al Manejo de Ecosistemas y Ambiente C-9, declaró.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *