diciembre 3, 2020

 
 
Tegucigalpa. El director del Proyecto Victoria, Mario Fumero, expresó que los homosexuales no tienen derecho de imponernos su cultura a través de las leyes.

 
En un documental, el Papa Francisco sugirió que “los homosexuales tienen derecho a tener una familia y a estar protegidos legalmente”, lo que se interpretó en todo el mundo como un respaldo al matrimonio civil entre personas del mismo sexo.
 
En ese sentido, el reverendo Fumero reconoció que “cada quien tiene el derecho de escoger la tendencia sexual que le dé la gana y nadie puede meterse en su vida privada”.
 
“El problema no es que los movimientos gais o de la LGTBI ( Lesbianas,Gais, Transexuales, Bisexuales e Intersexuales) tengan una inclinación determinada, sino la bulla que ellos hacen para tratar de imponer su ideología a la sociedad y el escándalo que hacen para que se les aprueben leyes que respalden por la vía legal sus tendencias sexuales”, señaló.
 
“Quiero aclarar algo, bíblicamente yo no puedo justificar la homosexualidad, pues no se nace homosexual, se nace hombre o hembra, aunque lo que va a influir en su homosexualidad son varios factores como el abuso que sufrió desde niño o los señalamientos que se le hacen cuando es un poco delicado o afeminado”, razonó el religioso.
 
*Cerebro*
 
“Incluso, la misma sociedad les lava el cerebro, les hace creer que la homosexualidad es algo natural, ahora, el problema no es su inclinación, el problema es cuando ellos salen de casa y tratan de imponerles a otros su inclinación”, señaló.  
 
“Hay cosas que entran en el marco de la intimidad, la vida sexual es una vida privada, o sea, es una vida que se disfruta en casa con quien se quiera”, afirmó.
 
“El hecho que una persona se proclame homosexual, salga del clóset y sólo por ello hay que quitarle el trabajo, señalarlo o perseguirlo, eso no puede ser, es decir vamos de un extremo al otro, en la edad medieval, la Santa Inquisición los perseguía, quemaba y los mataba, cosa en que no estoy de acuerdo”, subrayó.
 
 “Pero ahora, nos vamos a un sistema en donde ellos tienen todo el derecho de casarse y de imponernos su cultura, a tal grado, que hay lugares del mundo en donde han logrado tantas conquistas que si un pastor predica algo en su contra lo llevan a la cárcel y lo juzgan”, cuestionó.
 
“Adonde quiero llegar, es que la libertad de ellos no me quite mi libertad, ese es mi punto de vista, ya que como cristiano no puedo apoyar lo que no sea correcto, recto y normal, ahora bien, si la legislación establece como normal lo que no es, ese es otro asunto que hay que analizar”, concluyó.   

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *