Tegucigalpa. El Consejo Consultivo para la Reconstrucción Nacional expresa que trabajaremos con un criterio de independencia y apertura a toda la sociedad que quiera unirse a este esfuerzo.

 
El Consejo Consultivo, integrado por 13 miembros, fue creado por el gobierno para que colabore en la elaboración de un plan de reconstrucción nacional tras el paso devastador de las tormentas tropicales de Iota y Eta.  
 
En su primer comunicado, el Consejo enfatiza que “los miembros del Consejo Consultivo convocados a servir al país ante la crisis de gran magnitud provocada por los efectos naturales de las empresas naturales Iota y Eta, que se suman al gran impacto económico y social derivado de la pandemia del COVID-19, deseamos comunicar al pueblo hondureño y a la comunidad internacional lo siguiente”:
 
“Ante el sufrimiento de nuestra población y la situación de calamidad que estamos viviendo en que muchos han perdido lo construido a través de los años, sus viviendas, sus empleos, la destrucción del trabajo en el campo, la pérdida del sustento alimenticio y el derecho a su salud, especialmente en la zona noroccidental, el Litoral Atlántico y el oriente del país, así como el panorama tan duro que enfrentamos en Honduras, nuestra patria nos anima al compromiso de trabajar con amor a Honduras y a su gente para contribuir en la medida de nuestra capacidades a aliviar la situación tan difícil y compleja que enfrentamos” , sostiene.
 
*Experiencia*
 
Asimismo, agrega que “trabajaremos bajo un criterio de independencia y con apertura a toda la sociedad que quiera unirse a contribuir positivamente a participar con este esfuerzo”.
 
“Estamos poniendo a disposición del país, experiencia, compromiso, sin interés, beneficio o remuneración alguna, el Consejo no administrará fondos ni proyectos, no realizará contrataciones ni establecerá asignaciones financieras de ningún tipo”, afirma.
 
“Nuestra función principal será apoyar al gobierno de la República en una propuesta técnica de primera claridad y fundamentada en una visión macroeconómica global que resulte en la obtención de recursos para financiar la reconstrucción de los daños causados por fenómenos naturales”, señala.
 
”Lo anterior, será con base en la cuantificación que elabore la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) procurando que la utilización de tales recursos, sea ejecutada a través de mecanismos que garanticen la observación de principios de transparencia, eficacia, sostenibilidad, respeto a los derechos humanos y equidad de género con resultados positivos para alcanzar el objetivo que en nuestro país se logren restablecer las condiciones de vida y el bienestar económico y social”, finaliza.
 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *