Tegucigalpa. La jefa del Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI), Berenice Molina, informó hoy que se ha realizado una evaluación de cadena de frio y Honduras tiene la capacidad de almacenamiento de la vacuna contra la COVID-19.

“El país posee 10 almacenes de biológicos con sus cámaras frías la mayoría de refrigeración y congelación especializados y precalificados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), horizontales que si se va la energía pueden asegurar mantener la conservación la vacuna hasta por 48 horas”, manifestó Molina.

También explicó que se dispone de más de 500 refrigeradores que funcionan con energía solar y están en las comunidades de difícil acceso como el departamento de Gracias a Dios, que asegura el mantenimiento y calidad de la vacuna.

Manejo de las dosis
La introducción de la vacuna es un proceso de programación que implica socialización del plan, compra de jeringas, compra de cajas de seguridad, compra de otros insumos, movilización de recurso humano entre otras gestiones.

Al llegar al país se debe vigilar desde el desaduanaje en vehículos refrigerados, luego trasladarlas al almacén de biológicos de nivel central.

De forma posterior se envian a las regiones y luego a los municipios y finalizando a los establecimientos de salud locales, todo esto con un monitoreo permanente que la cadena de frio hasta que llega con los estándares de calidad.

Vigilancia
El Gobierno de la República y la Secretaría de Salud, son los encargados de asegurar que la vacuna llegue con calidad a la población.

El acceso se hará a través de los dos mecanismos establecidos Gavi-COVAX-AMC, por medio de los cuales Gavi asegura la donación de una parte de la vacuna, para proteger al 20 por ciento de la población hondureña para 2021.

El Instituto Hondureño Seguro Social también aplicará la vacuna a sus asegurados y los grupos esenciales, o sea aquellas personas que dan atención al público y son más de 60 grupos que se tienen identificados de acuerdo a criterios.

Molina, confirmó que los trabajadores de salud públicos y no públicos, adultos mayores de 60 años, enfermos crónicos y con condiciones subyacentes y trabajadores de servicios esenciales son los grupos en riesgo a vacunar.

Estos grupos serán inmunizados para asegurar funcionamiento de servicios básicos, gobierno y economía del país, según las recomendaciones de la OMS/OPS, Consejo Consultivo Nacional de Inmunizaciones (CCNI) y caracterización epidemiológica nacional de la COVID-19.

Gestiones oportunas
Honduras inició las gestiones desde junio para tener acceso a las posibles vacunas que actualmente están en desarrollo, dijo la funcionaria “estamos trabajando en base a la Ley de Vacunas por lo que se adquirirán a través del Fondo Rotatorio de la OPS/OMS y estamos en el tiempo establecido”.

Se recomienda a la población continuar con las medidas de bioseguridad, el distanciamiento físico, uso de mascarilla y gel antibacterial para prevenir los contagios.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *