El 16 de febrero, los Obispos de Inglaterra y Gales publicaron un comunicado para expresar su angustia al enterarse que recientes informes revelan órdenes de “no resucitar” a los pacientes con COVID-19 que tengan discapacidad intelectual.

A inicios de esta semana, el periódico The Guardian informó que mientras la segunda ola de la pandemia del coronavirus continúa en Reino Unido, se está dando la orden de “no resucitar” a los pacientes con COVID-19 por el solo hecho de tener discapacidad intelectual.

Por su parte, la organización benéfica británica Mencap, defensora de las personas con discapacidad de aprendizaje, dijo que se enteró el mes pasado de que a las personas con discapacidad intelectual se les había dicho que no serían reanimadas si contraían el COVID-19. Indicaron que en las próximas semanas sería publicado un informe sobre la práctica.

Las órdenes de “no resucitar” pacientes generalmente se aplican a personas que por su gravedad es poco probable que sobrevivan, incluso con esfuerzos de reanimación.

El presidente del Departamento de Justicia Social de la Conferencia de Obispos Católicos de Inglaterra y Gales, Mons. Richard Moth, dijo que “nuestro valor como seres humanos nunca debería estar determinado por el estado de nuestra salud o capacidad mental”.

“Toda la vida humana está dotada de la misma dignidad dada por Dios desde el momento de la concepción hasta la muerte natural”, subrayó.

Además, denunció que la medida discriminatoria ocurra “en un momento en que la implementación eficiente del programa de vacunación nos brinda tanta esperanza”. “Es impactante escuchar que las personas con discapacidades de aprendizaje están siendo víctimas de tal discriminación”, agregó.

Mons. Moth también destacó el contraste entre las órdenes de “no resucitar” personas con esta condición y el “profundo amor y compasión” que han mostrado los que cuidan a las personas con discapacidades, especialmente, para garantizar su seguridad durante la pandemia del COVID-19.

El Prelado calificó de “totalmente inaceptable e inmoral sugerir que los desafíos que enfrentan algunas personas con discapacidades de aprendizaje para comunicar los síntomas” serían motivo de una orden de no reanimación.

También criticó que las órdenes de no resucitarlos se den de forma general, sin considerar la individualidad de cada persona con discapacidad intelectual. No es posible “tratar a las personas con discapacidades de aprendizaje como si fueran todas iguales”, sino que se deben reconocer las circunstancias únicas de cada persona. “No debería haber discriminación de este tipo en nuestro servicio de salud”, agregó.

El Prelado también se refirió a una declaración de abril de 2020 de la Conferencia Episcopal de Inglaterra y Gales que enfatiza la necesidad de tomar decisiones éticas en casos de recursos médicos limitados.

“Una decisión en contra de ofrecer un determinado tratamiento para prolongar la vida a un individuo, nunca debe ser un juicio basado en el valor de la vida de esa persona, incluida su edad u otras características sociales, sino una decisión pragmática sobre la probabilidad de que se beneficie de la intervención dada su condición médica ”, decía ese comunicado.

Reino Unido, que tiene una población de 67 millones, tiene la quinta cifra más alta registrada de muertes por COVID-19 en el mundo, después de Estados Unidos, Brasil, México e India.

The Guardian citó cifras del Servicio Nacional de Salud que indica que en las cinco semanas desde que comenzó el último cierre, el COVID-19 fue responsable del 65% de las muertes de personas con discapacidades de aprendizaje.

Un estudio de Public Health England (Salud Pública de Inglaterra) de noviembre del año pasado señaló que las personas con discapacidades de aprendizaje tenían una tasa de muerte por COVID-19 hasta seis veces mayor que la población general durante la primera ola de contagios.

El estudio británico concluyó que la tasa de mortalidad de las personas de 18 a 34 años con discapacidades de aprendizaje era 30 veces mayor.

Los activistas también criticaron a los ministros del gobierno de Reino Unido por no dar a todas las personas con discapacidad intelectual acceso prioritario a las vacunas contra el coronavirus, a pesar de la evidencia de que las personas con discapacidad tienen más probabilidades de morir después de contraer el COVID-19.

La Society for the Protection of Unborn Children (SPUC) (Sociedad para la Protección del Niño por Nacer) alertó sobre los informes que revelan las órdenes de “no resucitar” a personas con discapacidad intelectual, y las calificó de “espantosas” e indicativas de “discriminación vergonzosa”.

“La orden de ‘no resucitar’ a pacientes con dificultades de aprendizaje es indicativo de una discriminación social más amplia hacia las personas vulnerables, que hemos visto en otros lugares, incluida la actitud discriminatoria que actualmente se dirige hacia el síndrome de Down”, dijo un portavoz de SPUC.

Related Posts

  1. Que clase de seres humanos pretenden o quieren hacer este tipo de daño, creo que personas con amor al projimo no lo son. Partamos diciendo que el derecho a la vida es algo intocable, las personas tanto sanas de salud como personas con discapacidad de salud tienen derecho a ser atendidas o a ser salvadas cuando se salud se trata, por favor respectivas autoridades sean más humanas y respeten el derecho a la vida, apoyo a los obispos y luchemos para que esta malda no se lleve a cabo.

  2. ANA GABRIELA ESTRADA RIVERA says:

    Es lo más cruel que he podido leer el dia de hoy, pero que les pasa por su mente decir o tomar ese tipo de decisiones, también son seres humanos al igual que nosotros el que ellos tengan una discapacidad y no puedan opinar en base a la situación no les da el derecho de quitarles la vida, que tiene en sus mentes, que triste situacion.

    ellos son igual que nosotros aunque tengan su discapacidad eso no los hace menos que los demás, que le está pasando al mundo entero en torno a las decisiones que están toman, ustedes no son quien para quitarle la vida a un ser indefenso e inocente como ellos. Recapaciten y aprendan a tomar mejores medidas y decisiones ya que esto no es nada correcto, por cosas como estas es que le mundo cada vez va de mal en peor, que tristeza.

  3. Jorge Daniel Rivera Murillo says:

    Esto no es nada nuevo, desde un inicio se circulaba y se escuchaba que la mayoría de las muertes por la COVID-19 son pacientes que ya tienen otras enfermedades y que el personal de salud no les ayudan como tal al contario los dejan morir, no solo aquí en nuestro país si no en todas partes del mundo. Desasiéndose de las personas mas vulnerables como la tercera edad, enfermedades cardiacas, en si los pobres son los que mas sufren.

  4. Kevin Noé Valladares Torres says:

    Es increíble escuchar esto en pleno siglo 21, que no se valore la vida de aquellas personas con discapacidades, ya sean mentales o físicas, es inadmisible que este tipo de cosas ocurran sólo por el hecho de que la pandemia del Covid-19 nos tiene en vilo; no significa que se pueda elegir quienes viven o no. Y es aquí donde se demuestra la humanidad que hemos estado perdiendo con el tiempo, los valores de la vida que Dios nos brinda para que los compartamos y que no hagamos uso de ellos; toda vida es importante y merecen tener la oportunidad de ser tratados como seres humanos sin importar su condición. Ojalá que esto se prohíba y estas personas con discapacidades puedan ser atendidas como cualquier otra, no somos quienes para decidir la vida de otros!

  5. Simplemente se a acabado la solidaridad y la humanidad en este mundo, deberían de atender a todos de igual forma y que sea Dios quien decida quien se va y quien no ósea quien muere y no hagan este tipo de injusticias, todos somos iguales ante Dios y el no lo ve de buena forma, esta enfermedad a venido a cambiar nuestra realidad y nuestros valores porque muchas veces desechamos a las personas.

  6. Como es posible que vivamos en un mundo donde las personas con este tipo de enfermedades sean denigrada por poseer condiciones diferentes, y el no querer atenderlos se me hace de lo más cruel, los discapacitados también tienen derechos y no se por que se les hace de menos.

  7. Cristhian J. Zuniga says:

    Eso es una injusticia dejar morir a personas solo por capacidades, eso es horrible, toda persona tiene derecho a la vida y los médicos no pueden decidir a quien reviven o n, no tienen esa autoridad y nunca la tendrán, todas las vidas son sagradas, que desilusión al ver noticias de este calibre, espero y las autoridades de estos paises tomen las medidas necesarias para que estas situaciones no se sigan presentando. No solo en esos paises todos debemos tomar nota de esto, estamos hablando de hijos, padres, madres, hermanos, primos, familia que esta sufriendo por su ser amado pero que no saben que murió por el hecho de que los médicos no quisieron brindarle resucitación, que impotencia al ver estas noticias, esto hace reflexionar sobre la situación a la que nos enfrentamos las sociedades y principalmente los seres humanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *