Con la fase cuatro del Plan Morazán, una parte del país, específicamente, ocho departamentos, se les redoblará la vigilancia, mientras que el resto del país continuará aún en tercera fase, y para eso se reforzarán estas zonas con elementos de la Policía Militar, manifestó el coordinador del Gabinete de Seguridad y Defensa, Luis Suazo.

De esta manera, el Plan Morazán intervendrá ocho departamentos que quedarán en manos de la Policía Nacional, y de estas zonas se removerán a los elementos de la Policía Militar, quienes serán trasladados y encargados de vigilar los 30 municipios que registran los mayores índices de criminalidad en la actualidad,

La Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (FUSINA) se encargará de redistribuir las fuerzas del orden, para los cual se diseñó una estrategia en donde los elementos de la Policía Militar y de la Policía Nacional, permanecerán en esas zonas.

El pasado miércoles el Presidente de la República, Juan Orlando Hernández, anunció la puesta en marcha de esta cuarta etapa de la Operación, misma que inició desde el 27 de enero del 2014 y hasta la fecha los resultados han sido más todo un éxito.

El mandatario destacó que “todo conlleva el gran objetivo de darle más seguridad al pueblo hondureño, de ser más efectivos en la reducción de la criminalidad y de crear más espacios sanos de convivencia, buscar más la paz y la seguridad del pueblo hondureño”.

Además, reiteró que “yo les dije, pueblo hondureño, que si ustedes me hacían presidente, yo Juan Orlando Hernández iba a hacer lo que tenía que hacer, y ahora debo decirles también que el equipo de hombres y mujeres, de Policía, Fuerzas Armadas, las unidades de inteligencia, Ministerio Público, Poder Judicial, le estamos entregando al pueblo hondureño un país más seguro”.

Es por eso, y de acuerdo a lo planificado, explicó Luis Suazo, esos ocho departamentos que se intervendrán, la policía se hará cargo completamente de la seguridad de los mismos y, en ese sentido, el personal militar, específicamente la Policía Militar, que se encuentra en esas zonas, será asignado a nuevas responsabilidades como ser apoyar en las zonas que más contribuyen a la violencia en el país, asistir en el plan de vacunación nacional, y como manda la Constitución a apoyar el proceso electoral.

Con nuevas estrategias
El coordinador del Gabinete de Seguridad y Defensa, destacó que antes de poner en marcha la Fase Cuarta del Plan Morazán se han venido reuniendo con el Presidente Hernández todos los comandantes policiales y militares del país integrado al esfuerzo de coordinación de Fusina con el propósito de revisar y replantear la estrategia de seguridad en base a las nuevas realidades, ideas y amenazas en el país.

Aseguró que la Policía Nacional es la que ha reasumido la responsabilidad total sobre la seguridad y el orden público. Y por otra parte, el redespliegue de Fuerzas Armadas y el fortalecimiento de los programas de prevención y reinserción social con el propósito de consolidar la gobernabilidad de la autoridad civil, que son las características de esta fase.

Añadió que el Plan Morazán, el cual ha sido la columna vertebral de las actuaciones de las fuerzas de seguridad del Estado y que ha conducido a una disminución del índice de homicidios de casi 60%, el narcotráfico en 95%, y los secuestros en 93%, lo que ha impactado la seguridad de los hondureños.

El ajuste en la estrategia responde tanto a la mutación de las actividades y grupos criminales como las capacidades y fortalecimiento de las fuerzas del orden público en el país, agregó.

Niveles de homicidios son los más bajos
El funcionario comparó los niveles de homicidios, y destacó que el índice de homicidios del 2020 es el más bajo en los últimos 15 años, y por eso lo que se busca que en este 2021 se siga a la baja.

“Estos resultados son del pueblo hondureño pues se han producido en la base de tres razones fundamentales: primero un liderazgo claro y valiente de parte del presidente de la República que decidió enfrentarse a los grupos criminales en el país que nos tenían al borde de ser un país fallido como lo habían señalado algunos embajadores”, añadió.

En segundo lugar, la coordinación de todas las fuerzas de seguridad y los recursos del que el país dispone bajo una visión compartida claramente recogido en un plan, en el cual todos han actuado con compromiso y fervor patrio”, enfatizo Suazo.

“Y tercer lugar, la participación ciudadana que incluye la denuncia, y para lo cual el Gobierno creó los mecanismos para que se hagan de manera más confiable y poder ir detrás de los delincuentes”, subrayó.

Con el apoyo de todos hemos avanzado
Por otra parte, Luis Suazo continúo explicando que para llegar a los niveles de homicidios que hoy tiene Honduras, y que además se han logrado recuperar zonas, comunidades, municipios y departamentos, se debió a la integración en los procesos como es la Comisión de reforma de la policía nacional, antes de su depuración y el aporte solidario de los que más tienen por medio de la tasa de seguridad poblacional.

“Hemos recibido apoyo de países amigos como por ejemplo Colombia Estados Unidos y México, pero la labor fundamental ha sido cumplida por hondureños y debemos de sentirnos orgullosos de lo que hemos logrado juntos”, destacó.

Reiteró que la meta de reducción el índice de homicidios para el presente año es desafiante, y para viabilizar el cumplimiento de esta se ha preparado este plan minucioso de acciones que seguramente tendrán los éxitos esperados.

Se priorizarán algunas zonas
• El plan destaca que el análisis de los datos que diariamente se registran a nivel nacional claramente establecen que hay 10 municipios en el país que aportan la mayor parte de los homicidios y que hay otros 20 que merecen en especial atención y que, en resumen, son los municipios que requieren mayor apoyo y presencia de las fuerzas de seguridad, detalló.

Dentro de estos municipios hay áreas específicas que serán priorizados con el fin de continuar en el camino de recuperar la paz y la seguridad en el país.

De esos datos también se desprende las horas y los días en que ocurren los homicidios, por lo cual la nueva estrategia implicará cambio en la turnicidad y en los patrullajes a nivel nacional.

Lo mismos datos reflejan que el 46% de los homicidios son en zonas rurales, y 54% en el área urbana, que sigue el mismo patrón de distribución de la población hondureña, lo que implicará una táctica que dará mayor seguridad a la zona rurales.

La fuente principal de los homicidios sigue siendo el accionar de grupos criminales como narcotráfico y las maras y pandillas por lo que el nuevo replanteamiento considera planes especial para contrarrestarlos.

Algunas de estas acciones ya se han emprendido y hemos visto los duros golpes que han recibido los criminales en el tercio del presente año.

A la clasificación usual de los homicidios se ha considerado entre los que son premeditados y los que no son, con el propósito de enfrentar mejor los homicidios cometidos por la delincuencia y tratar de reducir de otra manera las muertes por enemistades personales.

El replanteamiento también incluye un acercamiento con la fuerza vivas y las autoridades locales en todo el país con el propósito de reforzar mensajes de paz y convivencia para lograr comunidades resilientes a la violencia y que participan en el desarrollo de su seguridad.

En el nuevo replanteamiento habrá fortalecimiento de programas de prevención de la violencia y de reinserción, para lo cual se estará trabajando con iglesias y organizaciones de sociedad civil con experiencia en el campo.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *