TEGUCIGALPA, HONDURAS. La diputada por el Partido Innovación y Unidad, Social Demócrata (Pinu-SD), Doris Gutiérrez, denunció a través de Stereo Noticias Matutino que “el tripartidismo nos quiere dejar fuera de todo”.

Dijo que no tienen representantes en el Consejo Nacional Electoral (CNE), Registro Nacional de las Personas (RNP), consejos departamentales y municipales, ni en todas las Juntas Electorales Receptoras (JER).

“Ellos los tres partidos se consolidan en todas las instancias que tienen que ver con el proceso electoral; pero lógicamente a Libertad y Refundación (Libre) no le pareció esas últimas disposiciones porque iban orientadas para que al final si Kelvin Aguirre no decía que había ganado fulano no iba a ser válida la elección”, destacó.

De igual manera, expresó que en la comisión de dictamen se revisó los tres proyectos de decreto dos del CNE y uno del RNP.

Explicó que el del RNP es un préstamo y el del órgano electoral son asignaciones adicionales para la compra de equipo.

Estábamos de acuerdo con asignación de dinero

“Todo iba de viento en popa como decimos e incluso nosotros estábamos de acuerdo con que se les asignara ese dinero. Allí se les ponen tres condiciones, pero que son condiciones aceptables. Por ejemplo, se les pone que tienen que desglosar como se van a utilizar los 800 millones de lempiras lo cual me parece correcto”, mencionó.

También, se autoriza a la Secretaría de Finanzas (Sefin) para que pueda tocar algunas partidas de algunas instituciones en las que sobra presupuesto, siempre y cuando no sea de salud y educación.

Además, de eso se plantea que van a llevar auditor mensual de cómo se utilizan los fondos, lo cual les parece correcto. Pero lo que no cuenta ellos es que junto a esa ley especial meten reformas a cinco artículos de la ley electoral. Esa ley electoral no tiene ni dos meses de vigencia. Esos son los resultados de aprobar esas leyes a la carrera en donde no le dan ni la palabra a la gente para que pueda participar.

“Lo mas grave de eso es que esas cinco reformas a la ley electoral prácticamente era para consolidar un poder hegemónico en el CNE. Solo el presidente podía dar declaraciones y nadie podía dar resultados a boca de urna incluyendo los medios de comunicación hasta cuatro horas después de cerradas las votaciones y la persona que no cumpliera con dicha disposición recibiría una sanción económica”, concluyó.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *