El Papa Francisco señaló este domingo 19 de septiembre la importancia del servicio porque el valor de una persona a los ojos de Dios no depende del éxito, ni del trabajo o el dinero que tiene, sino por “lo que se da”.

“El valor de una persona ya no depende del papel que desempeña, del éxito que tiene, del trabajo que hace, del dinero que tiene en el banco; no, la grandeza y el éxito, a los ojos de Dios, tienen otro rasero: se miden por el servicio. No por lo que se tiene, sino por lo que se da. ¿Quieres sobresalir? Sirve. Este es el camino”, afirmó el Papa.

Ante numerosos fieles reunidos en la plaza de San Pedro para el rezo del Ángelus, el Santo Padre reflexionó en el pasaje del Evangelio de San Marcos en el que los discípulos discutían sobre quién “era el más grande de ellos” y recordó la enseñanza de Jesús “si uno quiere ser el primero, sea el último de todos y el servidor de todos”.

“Con esta frase lapidaria, el Señor inaugura una inversión: da un vuelco a los criterios que marcan lo que realmente cuenta”, explicó.

En esta línea, el Papa reconoció que “hoy en día la palabra ‘servicio; parece un poco descolorida, desgastada por el uso. Pero en el Evangelio tiene un significado preciso y concreto. Servir no es una expresión de cortesía: es hacer como Jesús, que, resumiendo su vida en pocas palabras, dijo que había venido “no a ser servido, sino a servir”.

“Por eso, si queremos seguir a Jesús, debemos recorrer el camino que Él mismo ha trazado, el camino del servicio. Nuestra fidelidad al Señor depende de nuestra voluntad de servir. A menudo cuesta, ‘sabe a cruz’. Pero a medida que crecemos en el cuidado y la disponibilidad hacia los demás, nos volvemos más libres por dentro, más parecidos a Jesús”, explicó el Papa.

De este modo, el Pontífice subrayó que “cuanto más servimos, más sentimos la presencia de Dios. Especialmente cuando servimos a los que no tienen nada que devolvernos, los pobres, abrazando sus dificultades y necesidades con tierna compasión: ahí descubrimos que a su vez somos amados y abrazados por Dios”.

Por ello, el Santo Padre alentó a servir en primer lugar “a los que necesitan recibir y no tienen nada que dar. Acogiendo a los que están en los márgenes, desatendidos, acogemos a Jesús, porque Él está ahí. Y en un pequeño, en un pobre al que servimos, también nosotros recibimos el tierno abrazo de Dios”.

“Queridos hermanos y hermanas, interpelados por el Evangelio, preguntémonos: yo, que sigo a Jesús, ¿me intereso por los más abandonados? ¿O, como los discípulos aquel día, busco la gratificación personal? ¿Entiendo la vida como una competición para abrirme un hueco a costa de los demás, o creo que sobresalir es servir? Y, concretamente: ¿dedico tiempo a algún ‘pequeño’, a una persona que no tiene medios para corresponder? ¿Me ocupo de alguien que no puede devolverme el favor, o sólo de mis familiares y amigos?”, dijo el Papa.

Finalmente, el Santo Padre rezó para “que la Virgen María, humilde sierva del Señor, nos ayude a comprender que servir no nos disminuye, sino que nos hace crecer. Y que hay más alegría en dar que en recibir”.

Related Posts

  1. Fallon Michelle Sanabria Ayestas says:

    Muy buena reflexión nos deja el Papa, estamos sumergidos en el mundo materialista que se ha forjado en la mentalidad de que somos más o somos grandes si tenemos más. Es por eso que muchos han decidido robar, mentir, engañar y hasta matar, solo para obtener más, sin siquiera pensar que todo eso nos hace menos. La vida es más agradable y llevadera cuando pensamos en los demás, nuestras miserias dejan de importar y aprendemos ha abrir los ojos a una verdadera vida.

  2. El Papa Francisco hoy nos manda un gran mensaje, un mensaje enviado por Dios que es necesario que todos nosotros pongamos en práctica en nuestro diario vivir, debemos de pedir al Señor Jesús que nos haga más humildes de corazón para poder ayudar a los más necesitados, y ayudar de corazón, hay una reflexión que dice que lo que haga nuestra mano derecha, no lo sepa la mano izquierda, de esta reflexión entiendo que debemos servir no para que nos agradezcan las demás personas, si no solo por satisfacción de sentirnos bien por haber hecho una buena acción y de esa manera agradar a Dios.

  3. El PAPA FRANCISCO tiene mucha razón no importa el título que obtenga en su vida, ni el cargo que ocupe en una empresa si no eres humilde y servicial con los demás no estas haciendo nada en esta vida, eres un orgulloso que solo te importa tu bienestar y no vez al prójimo como tu hermano.
    “El que no vive para servir, no sirve para vivir” Madre Teresa de Calcuta.

  4. Fatima Michel Galo Baca says:

    Excelente reflexión del Papa Francisco por que le valor de una persona no lo determina el dinero , ni el trabajo que tiene, ni el éxito que tenga si no por la humildad de su corazón por que ante los ojos de Dios todos somos iguales tengamos dinero o no pero para Dios todos somos iguales por que Dios no mira ni color , ni belleza , tampoco si la persona tiene dinero Dios lo que mira es el corazón de cada uno.

    Por lo tanto la humildad de nuestro corazón determina lo que cada persona es.

  5. Dilcia Rodríguez says:

    Excelente reflexión la que el Papa Francisco nos dice ” El valor de una persona ya no depende del papel que desempeña”, si no que debe ser una persona con un corazón noble que siempre piense en ayudar a los demás.

    Es lo más maravilloso que existe en el mundo ayudar a cualquier ser humano, pensar en los beneficios de los demás no solo en los de uno,por ejemplo a mi no me gusta el frío porque siento que muchas personas que no tienen un hogar sufre.

  6. Daniela Sabillón says:

    El Santo Papa valora lo que es una persona por lo que sirve o da a sus semejantes y no por su dinero acumulado, por el éxito en algún campo de la vida o por alguna posición específica importante.
    Nos enseña a seguir el camino del servicio, como lo hizo Jesús, que dijo que había venido “no a ser servido, sino a servir”. Para él el ayudar no nos hace menores, nos hace crecer.

  7. PAMELA CARTAGENA says:

    Grandes palabras que todo mundo de saber, en este mundo no somos nada si no buscamos de Dios aquí solo andamos por un tiempo prestado, la vida eterna es allá, donde usted decida donde la quiere pasar.

  8. Palabras sabías… Es correcto depende de lo que da la persona, de lo que demuestra como ser humano, de que sirve tener todo en la vida si es una mala persona, todos somos iguales ante los ojos de Dios

  9. Génesis Arelis Mendoza Gonzales says:

    Con tan solo haber leído el título de la presente noticia me conmovió pues el papá Francisco tiene razón el valor de una persona no es presisamente el éxito o el dinero, todos las cosas que optenemos en este mundo son pasajeras necesitamos trabajar por la optencion de ese voleto de salvación en el cielo haciendo buenas obras de caridad en la tierra, predicando el amor de Jesús.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *