La diputada María Corina Machado, acusada por  el Gobierno de promover manifestaciones violentas en Venezuela que han dejado  al menos 32 muertos desde febrero, fue destituida ayer, en medio de una ofensiva judicial contra dirigentes radicales de la oposición.

El presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, indicó que la destitución se decidió tras la participación de Machado la semana pasada en una  reunión de la Organización de Estados Americanos (OEA) como “representante  alterna” de Panamá.

“Según sus actuaciones y acciones la señora Machado dejó de ser diputada.  Estamos girando instrucciones para que a partir de este momento no vuelva a entrar como diputada por lo menos en este periodo”  legislativo, afirmó Cabello, número dos del chavismo.

El pasado viernes, la diputada fue invitada como “representante alterna” por el  Gobierno panameño a tomar la palabra en la sesión de la OEA que incluía un  punto de debate sobre Venezuela, pero tras una votación fue excluido.

“Soy diputada de la Asamblea Nacional de Venezuela elegida por el pueblo de  Venezuela y lo seguiré siendo”, dijo la legisladora desde Lima, al considerar  que el anuncio de su expulsión “es la demostración de que el Gobierno se sabe  débil y reacciona de forma desesperada”.

Machado participó en Lima en un foro organizado por la fundación  del Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa.

Ofensiva judicial y diálogo

La destitución de Machado es un nuevo episodio en la ofensiva judicial  desatada en los últimos días por el chavismo contra la oposición radical, que  cuestiona a menudo la independencia de los poderes públicos en Venezuela.

La semana pasada fueron detenidos los alcaldes Daniel Ceballos, de San  Cristóbal (fronterizo con Colombia), y Enzo Scarano, de San Diego  (Carabobo), por su supuesta falta de acción para prevenir desórdenes  públicos durante las protestas.

Ambos fueron trasladados a una prisión militar, y Scarano ya fue condenado  a 10 meses de cárcel y destituido de su cargo de alcalde.

Más tarde Maduro amenazó con la detención de Ramón Muchacho, alcalde del  acomodado municipio de Chacao.

En la mira del Gobierno

Machado, una ingeniera industrial de 46 años, fue una de las diputadas más  votadas en las legislativas de 2010.

En 2012 fue precandidata presidencial en  las primarias de la opositora Mesa de la Unidad Democrática, que ganó Henrique  Capriles.

Su figura acaparó la atención de los medios el año pasado, luego de que en  una trifulca en el Parlamento salió con la nariz rota.

Junto al dirigente del partido opositor Voluntad Popular Leopoldo López,  detenido desde hace un mes en una cárcel militar bajo acusaciones de instigar a  la violencia, fue una de las impulsoras de “La salida”, una estrategia que  llamó a manifestaciones desde el 12 de febrero en Caracas con el fin de forzar  la renuncia del Gobierno de Nicolás Maduro.

“¿Qué significa que no es diputada? No tiene inmunidad parlamentaria, no  tiene acceso a la Asamblea, puede ser investigada directamente por todas las  cosas que han venido ocurriendo”, aseguró Diosdado Cabello.

“Nosotros sometimos de acuerdo a la ley la solicitud de una investigación  que llevaría a aprobarle el allanamiento (retiro de la inmunidad)”.

(Informador.com.mx)

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *