Debido a las medidas fiscales adoptadas por la administración del Presidente Juan Orlando Hernández, los representantes del Fondo Monetario Internacional (FMI), auguran para Honduras un crecimiento de un 3 por ciento en el Producto Interno Bruto (PIB) al finalizar el presente año y un saneamiento en las finanzas públicas.

En conferencia de prensa, ofrecida este martes en Casa Presidencial, el ministro coordinadores del Gabinete de Gobierno, Jorge Ramón Hernández Alcerro, informó que la delegación del FMI sostuvo una reunión con el titular del Ejecutivo para la revisión de la economía hondureña como lo estipula el artículo 4, referente a los indicadores macroeconómicos y las medidas fiscales del Gobierno, en el primer trimestre de 2014.

El  jefe de la misión del FMI, Lisandro Abrego, dio lectura a un comunicado que a continuación se detalla:

COMUNICADO

La Misión examinó la economía reciente de Honduras y mantuvo conversaciones sobre las perspectivas macroeconómicas y las políticas económicas del país.

En 2013, el crecimiento económico se desaceleró en un 2.6 por ciento, reflejando principalmente una expansión más débil de los socios comerciales de Honduras, una caída de la producción del café producto de la enfermedad de la roya y  una menor inversión privada en gran parte debido a la incertidumbre política general generada por el proceso electoral.

Al mismo tiempo, la  inflación se redujo en un 5 por ciento y el déficit del sector público consolidado se elevó a 7.6 por ciento del PIB, impulsado por el aumento del gasto primario y del pago de  intereses y por un mayor pago de la empresa estatal de electricidad (ENEE).

En el sector externo, donde un aumento significativo en las remesas fue contrarrestado por menores exportaciones de café.

El déficit de cuenta corriente aumentó ligeramente, pero sin embargo, las reservas internacionales se incrementaron notablemente debido  a la  colocación de dos bonos globales (soberanos)  por mil millones de dólares.

El 2014, se espera que  el crecimiento económico suba en un 3 por ciento, impulsado por condiciones externas más favorables y la disipación de la incertidumbre política y una mejora de la confianza del sector privado.

Se prevé un aumento temporal en las presiones inflacionarias este año, pero estas deberían de permanecer bajo control y disminuir el próximo año.

Se espera que la implementación de medidas fiscales destinadas a fortalecer las finanzas públicas reduzca el déficit del sector público consolidado en 2014.

Al mismo tiempo, se prevé que en términos de intercambio más favorables, un sector cafetalero en recuperación y un mayor crecimiento de los socios  comerciales de Honduras, reducirán el déficit en la cuenta corriente externa.

La estrategia de manejo de la deuda del Gobierno implicará un menor financiamiento externo privado, lo cual llevaría una disminución modesta en las reservas internacionales.

La misión apoya las medidas adoptadas recientemente y los esfuerzos en curso para  controlar el crecimiento del gasto primario y fortalecer la administración tributaria, factores necesarios para reforzar las finanzas públicas del país.

La misión también apoya la continuación de las reformas al sistema de pensiones y los planes para reformar el sector eléctrico.

El equipo técnico del FMI considera que las medidas adicionales del control del gasto y la implementación de las reformas del sector eléctrico, para reducir sustancialmente el déficit de la ENEE, serán claves para sostener el proceso ya iniciado de la salud de las finanzas públicas en Honduras.

El fortalecimiento del marco de las asociaciones público-privadas, también es necesaria para limitar las contingencias y efectos fiscales asociados con estas operaciones.

En lo referente a la política monetaria, es importante que el Banco Central vigile la evolución de los agregados monetarios, para asegurar que el crédito se expanda a un  ritmo moderado, lo que ayudaría a proteger las reservas internacionales y mantener la inflación bajo control.

La misión apoya los planes para implementar la recapitalización del Banco Central, la cual es necesaria para cubrir los costos de la política monetaria del país.

Finalmente, el equipo del FMI agradece a las autoridades representantes del sector privado de Honduras, por el diálogo franco y fructífero, que esperamos continúe hacia el futuro, así como por su excelente cooperación  y hospitalidad.

Asimismo, Abrego añadió que ese es un paso que se ha dado para presentar un informe al director del FMI, el próximo 9 de junio, de la revisión del artículo 4 realizado a las finanzas de Honduras.

 El presidente del Banco Central de Honduras (BCH), Marlon Tábora, aclaró que no se tomará ni una tan sola medida de carácter impositivo para lograr un acuerdo con el FMI, pues existe el marco necesario para mejorar el tema de la recaudación tributaria.

“Creo que los resultados mostrados hasta la fecha son significativos y de manera importante el reto más grande que nos queda es por el lado de la reducción del gasto corriente y para eso vamos a seguir implementado todas las medidas que sean necesarias para generar sostenibilidad en las finanzas públicas”, señaló.

Sobre adoptar la devaluación de la moneda, Tábora negó que exista esa intención, pues hay un mecanismo establecido que determina el valor referencial del lempira en relación al dólar. “Pido que no se especule sobre el tema, pues el Gobierno está consolidando la parte fiscal”, demandó Tábora.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *