Los hondureños decidieron de acuerdo a sus convicciones y posibilidades, como celebrar el período de la Semana Santa, que hoy finaliza con un cierre trágico, después de conocerse la masacre de una familia en el sector de Río María en La Ceiba Atlántida.

Comienza hoy un nuevo vía crucis, el de la sobre vivencia del día a día, con las dificultades que representan los bajos salarios, los precios altos de los productos de consumo popular y la creciente violencia que ataca en todos los sectores de la sociedad.

La costumbre consumista en la presente temporada, deja a una gran cantidad de compatriotas con los bolsillos vacíos y en esta oportunidad prima el agravante, de que los sueldos que corresponden al mes de Abril fueron cancelados con tal anticipación, que esperar el nuevo pago producirá una angustia colectiva que será difícil de sobrellevar.

Sin embargo la vida continúa y la creatividad, habilidad e inteligencia permitirá sortear la situación, de alguna manera los hondureños continuarán con su vida diaria y solo queda esperar que las condiciones de todos y para todos mejoren, a cada quien le corresponde su parte.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *