Se proyecta que la industria sin chimeneas dejará divisas por el orden de 800 millones de dólares al término de este año.

En la ruta hacia la evolución de Honduras, el rubro turístico es calificado como una oportunidad para avanzar rápidamente hacia esa meta.

El esquema propuesto en este orden consiste en convertir al turismo en un núcleo de inversión y de desarrollo, mediante una agresiva campaña de promoción.

Para tal efecto, se prevé una serie de acciones tendientes a establecer relaciones con mil tour-operadoras, motivar alianzas estratégicas regionales, integrar paquetes articulados de destinos, avanzar en el concepto de cielos abiertos y ampliar los proyectos de habilitación de aeropuertos locales.

En el período recién pasado ingresaron más de tres millones y medio de turistas que dejaron alrededor de 2,600 millones de dólares y se registró un ascenso de casi el 15 por ciento por concepto de tasa turística, mientras el flujo de cruceristas tuvo un aumento cercano al 120 por ciento.

Reconocemos que la promoción turística de Honduras en el extranjero ha sido un reto significativo, por cuanto el país No ha contado con una estrategia mejor focalizada ni con la asignación presupuestaria requerida para emprender semejante propósito.

Sólo para ilustrar este extremo, es oportuno apuntar que Honduras ha presupuestado un promedio de dos millones y medio de dólares, mientras países como Guatemala, invierten alrededor de 60 millones de dólares.
Los países de la región que mejor aprovechan la generación de divisas son Panamá, Costa Rica, Guatemala, El Salvador y le siguen Honduras, Nicaragua y Belice.

Debido a tales condiciones de desventaja, Honduras ha registrado un bajo nivel de divisas y un flujo inferior de visitantes en comparación con las naciones caribeñas y países vecinos que ni por asomo cuentan con todos los atractivos de nuestras tierras.

La llamada industria sin chimeneas reporta el ingreso de alrededor de 600 millones de dólares, una cifra que se espera superar con creces este año y llevarla hasta los 800 millones de dólares, mediante el fomento del rubro que también pasa por decisiones firmes para mejorar el clima de inversión, ofrecer un entorno jurídico adecuado y garantizar la seguridad de las personas y de sus bienes.

De lo que se trata es de darle otro giro a los planes para elevar la inversión en la industria turística y, a la vez, motivar la llegada de visitantes extranjeros, mientras se promueve el turismo interno.

Un punto a favor es que Honduras cuenta con una diversificada oferta de turismo ecológico, colonial, arqueológico y de playa, además de otras variantes que todavía No son exploradas.

El país tiene, asimismo, el privilegio de estar situados en el centro de América y de poseer invaluables tesoros turísticos que hay que promocionar con mayor fuerza y decisión.

Fuente: HRN

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *