Tegucigalpa-El fiscal adjunto del ministerio público Rigoberto Cuellar manifestó que fue una jornada agotadora y cansada en todo el proceso de elección de su cargo en el congreso nacional por los diputados de los partidos representados en el poder legislativo.

El funcionario dijo que tiene los ánimos puestos en el corazón no son retos nuevos si no viejos que ya tiempos están ahí.

Para el fiscal general chinchilla es un reto patriótico en el que debemos legitimarnos y por otro lado somos juristas jóvenes que queremos hacer las cosas bien en el tema de seguridad. También para mí lo es comento el funcionario

“Presente una renuncia condicionada porque mi nombre siempre estuvo en los primeros lugares de las pruebas psicométricas y el polígrafo ese resultado no hubiese cambiado en ningún momento”. reiteró Cuellar.

Expreso el funcionario que, fue un momento difícil cuando me notifico la junta nominadora que iba la lista para el congreso y que yo era uno de los cinco electos por profesionalismo no le podía ceder mi espacio a otro.

“debemos de mostrar nuestra legitimidad y capacidad para asumir estos cargos ganándonos el respeto y credibilidad de los ciudadanos en proceso que no debe durar seis meses si no tres de manera responsable”. Confirmó Cuellar.

Durante su periodo de gobierno continuara el proceso de las pruebas de confianza a lo interno de la depuración policial de manera que hasta el día de hoy se siguen realizando.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *