Autoridades de la secretaría de Salud anunciaron este lunes que hay tres casos sospechosos de chikungunya en Honduras y que mientras llegan los resultados de los estudios de laboratorio, la población debe destruir los criaderos de zancudos porque la prevención es la mejor arma contra el transmisor de esta enfermedad.

La ministra y el viceministro de Salud, Yolany Batres y Francis Contreras, explicaron, durante una socialización realizada este lunes en el salón Morazán de Casa Presidencial, que el chikungunya “Rara vez provoca la muerte, pero sí puede mostrar a una persona durante varios meses”.

Batres detalló que los mosquitos implicados son el Aedes aegypti y el Aedes albopictus, cuya enfermedad fue descrita por primera vez durante un brote en el sur de Tanzania en 1952, y actualmente se la identificado en Asia, África, Europa y desde finales de 2013 en América.

“Hay tres casos de sospechosos en el país. Los análisis de laboratorio están es Estados Unidos. Dos casos son en Choluteca y uno de Comayagua; son personas que viajaron a República Dominicana, donde hay muchos de casos confirmados”, dijo Batres.

El evento fue organizado por Hilda Hernández, ministra de Estrategia y Comunicaciones de Casa Presidencial, con el objetivo que los medios de comunicación y el pueblo sepan cómo prevenir al chikungunya, que, por la dificultad de la pronunciación, solo será llamada “chik”.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *