La rectora de la UNAH, Julieta Castellanos, manifestó que para mejorar las condiciones en los hospitales públicos es necesario que el Estado de Honduras asigne más presupuesto y nombre a personas competentes en la administración y atención de los centros asistenciales.

Las declaraciones de la Rectora fueron brindadas en el programa Frente a Frente, en donde se abordó el caso del paciente Luis Alfonso Cabrera, quien falleció por una supuesta negligencia, en el Hospital Catarino Rivas, situado en San Pedro Sula.

La funcionaria académica fue del parecer que en casos como el del paciente que falleció en el Hospital Catarino Rivas, no se debe señalar a los estudiantes de medicina, porque ellos aún no son médicos, tampoco son autoridad y se encuentran bajo la supervisión de las autoridades que dirigen los centros asistenciales.

Educación con ética

“No podemos decir que el estudiante de medicina es insensible porque este futuro profesional se ve constantemente atendiendo a personas que no poseen recursos económicos y muchas veces compran insumos y materiales quirúrgicos para asistirlos”, manifestó.

La socióloga explicó que los estudiantes de medicina son formados en una educación basada en la ética y el respeto a la integridad humana. Además, cuando realizan turnos de 36 horas en los hospitales públicos, carecen de un dormitorio o de un baño.

Castellanos fue del parecer que para evitar que se repitan eventos como el ocurrido en el hospital Catarino Rivas es necesario luchar en contra de la corrupción y la impunidad que existe en los centros asitenciales del país.

Un ejemplo, continuó, de la impunidad que impera en el sistema de salud nacional es el caso del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) “en donde se ve un espectáculo grotesco y de infamia en contra la salud del pueblo hondureño”.

Intervención

Debido al referido caso, las autoridades de la Secretaria de Salud procedieron a intervenir el Hospital Catarino Rivas, con el propósito de evaluar las causas que propiciaron este lamentable hecho.

La titular de la secretaria de Salud, Yolani Batres, manifestó que se investigará el caso de Cabrera para determinar si las causas de su muerte están vinculadas con las torturas y descargas eléctrica que supuestamente fueron realizadas por pandilleros o si fue debido a la falta de atención médica, como denuncian los familiares del fallecido.

Batres informó que mediante la colaboración de la Policía Militar y de la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (Fusina) se intervendrán las áreas administrativa y clínica de este hospital, porque existe una ingobernabilidad, que sobrepasa cualquier esfuerzo.

Fuente: Presencia Universitaria

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *