Según el artículo, la Santa Sede ya ha incorporado a “numerosos especialistas en informática y en inteligencia” y se encuentra colaborando con los servicios secretos de varios países.

Los yihadistas consideran al Sumo Pontífice un “portador de falsas verdades”, presumiblemente por transmitir las enseñanzas de Jesús y no las de Mahoma, el profeta islámico.

“El grupo de fundamentalistas islámicos, guiados por Al-Baghafi (autoproclamado Califa del Estado Islámico en una mezquita de Mosul, segunda ciudad de Irak y en su poder), intenta alzar el nivel del enfrentamiento golpeando en Europa y en Italia”, advierte el artículo.

Según señala Il Tempo, en los últimos meses al menos 50 jóvenes italianos fueron a combatir a Siria e Irak como “muyahidines”, es decir, guerreros de Alá que buscan hacer la yihad (guerra santa) para imponer el islam.

La semana pasada, ISIS difundió un espeluznante video en el que uno de sus miembros decapitaba al periodista norteamericano James Foley, quien se encontraba secuestrado por terroristas radicales desde finales del 2012.

Fransisco se refirió en varias oportunidades a las acciones de ISIS y en particular a la situación de los cristianos en Irak, quienes deben huir y refugiarse si no quieren ser asesinados por estos yihadistas (según la interpretación ultrarradical que hace ISIS del Corán, los cristianos tienen pocas opciones bajo un califato islámico: se convierten, pagan una multa o padecen la “muerte por la espada”).

“Cuando hay una agresión injusta, es lícito detener al agresor injusto”, afirmó el Papa la semana pasada al regresar de su visita a Corea del Sur, aunque aclaró: “Pero no bombardear, no hacer una guerra”.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *