Tegucigalpa.- Por un lapso de 16 meses fue suspendido de sus labores profesionales el periodista Julio Ernesto Alvarado, después de perder una demanda en la Corte de Apelaciones de lo Penal de Francisco Morazán.

En su parte resolutiva la Corte de Apelaciones, constituida por los magistrados Miriam Suyapa Barahona Rodríguez (presidenta) y las magistradas: Emily Geraldina Page Gallegos, Ericka Dubón Padilla y Óscar Aníbal Alvarado Espinoza (secretario), mandan que: “1.- Reformar la Sentencia de mérito en los siguientes alcances: a.-Declarar No Ha Lugar la conmuta de las penas accesorias a que fue condenado el ciudadano Julio Ernesto Alvarado. b.-Confirmar la Conmuta de la pena de reclusión…”

El pasado 22 de septiembre de este año, la Corte de Apelaciones aceptó los argumentos de la parte acusadora, en una querella interpuesta por difamación e injurias contra el director del telenoticiero “Mi Nación”, presentada por la defensa de la decana universitaria Belinda Flores, en un juicio que viene desde el año 2006 por difamación e injurias contra el comunicador social por el hecho de haber servido de vehículo para que catedráticos universitarios denunciaran irregularidades en la administración de la funcionaria.

Como se recordará, Alvarado en el 2006, llevó a su programa al catedrático universitario de la Facultad de Ciencias Económicas, Carlos Gustavo Villela, y brindó cobertura a un oficio emitido por la Asociación de Docentes de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (ADUNAH), en donde también se manifestaba el malestar por parte de la Asamblea ante el mal procedimiento administrativo de la Decana de la Facultad de Economía de la UNAH, Belinda Flores.

El comunicador fue querellado por Flores por el delito de difamación por expresiones de injurias según consta en el expediente TST/P/FM-(11)-116 del Tribunal de Sentencias de Tegucigalpa, que emitió Sentencia Absolutoria el 25 de marzo del 2012.

El tribunal condenó a Alvarado como autor penalmente responsable del delito consumado de difamación por expresiones constitutivas de injurias, en perjuicio de Belinda Flores, imponiéndole una pena principal de un año cuatro meses de reclusión e inhabilitándole de su profesión por el mismo término.

Alvarado decidió no apelar su condena y optó por pagar una multa de 10 lempiras por cada día de condena con el fin de evitar el encarcelamiento. El 28 de abril del 2014, en una audiencia, el juez levantó también la prohibición de ejercer el periodismo.

Pero la parte demandante apeló esta sentencia ante la Corte de Apelaciones, que emitió su sentencia el 22 de septiembre, notificando a la abogada Kenia Oliva, apoderada legal de Alvarado, hasta el pasado viernes 26 de septiembre.

La defensa de Alvarado alegó que se violan los derechos constitucionales y convenios internacionales de protección a la libertad de expresión, con esa decisión de la Corte.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *