Mundo.- El pasado miércoles, las autoridades estadounidenses decidieron trasladar a Amber Vinson, la enfermera contagiada por ébola después de tratar a un enfermo, de Dallas a un centro especializado en Atlanta. Las televisiones retransmitieron en directo la llegada al aeropuerto de la ciudad de Texas. Y así todo el país pudo contemplar con extrañeza una escena que pocos entendían:

Mientras cinco hombres vestidos con traje de bioseguridad nivel 4 -tipo escafandra, que protegía toda su piel y ademas contaba con un respirador externo- trasladaban la camilla con la enferma -también vestida con un traje del mismo nivel, un hombre vestido de calle observaba la escena a tan solo dos metros y conversaba amigablemente con otra persona protegida.

¿Qué hacía ese sujeto sin ningún tipo de vestido especial tan cerca de alguien que padece una enfermedad tan peligrosa y contagiosa? Los estadounidenses no daban crédito a lo que estaba ocurriendo. En Twitter ‘el hombre de la carpeta’ como así le llamaron, fue trending topic, y no fueron pocos los tuiteros que se cachondearon de la supuesta poca seguridad del traslado, que recordaba a cuando Manuel García Viejo, el misionero español infectado por el ébola, aterrizó en Madrid y un sanitario que iba en la ambulancia que le llevó al Hospital Carlos III vestía su uniforme sin traje protector.

Pero ahora sabemos que la no protección de ‘el hombre de la carpeta’ no se debe a ninguna chapuza ni supuso ninguna temeridad. Según Randy Davis, vicepresidente de Phoenix Air, una compañía aérea que ofrece aviones ambulancia para realizar traslados de pacientes, “se cumplió a la perfección el protocolo. Siempre tiene que haber alguien no vestido con un traje protector porque estos muchas veces impiden la correcta visión y audición. Él estaba allí para ver y oír lo que los demás no podían percibir”, explica en declaraciones a NBC.
Pero, ¿no estaba demasiado cerca de la infectada? “Ese hombre estaba entrenado para guardar una distancia prudencial y coordinar todo el traslado. Si hubiera habido algún problema, se habría puesto el traje protector en minutos”. Así que fin al misterio.

Amber Vinson es la segunda enfermera infectada por ébola en Estados Unidos. Trató directamente a Thomas Eric Duncan, el norteamericano que contrajo la enfermedad en Liberia, en el Hospital Presbiteriano de Texas. Actualmente, Vinson se encuentra en Atlanta recibiendo tratamiento.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *