Tegucigalpa.- La titular de la secretaría de Salud, Yolani Batres, confirmó que después de una investigación que ha realizado la administración con jefes de personal, se ha descubierto unas 3 mil personas que no se sabe donde laboran y no presentaron ninguna función.

La funcionaria dijo que a partir de este mes de noviembre todo ese personal queda sin salario, porque son suspendidos y prácticamente estarían despedidos.

“Ya en noviembre y diciembre les queda suspendido el salario” aseguró la ministra Batres.

De igual forma, Batres se refirió al caso del personal de salud que trabaja en la zona de La Mosquitia, debido a que hay denuncias que médicos y enfermeras abandonan sus plazas para trasladarse a lugares de su preferencia.

La ministra fue contundente al señalar que ese personal debe permanecer en sus puestos, caso contrario serán sancionados porque no pueden abandonar sus puestos y trasladarse a otras plazas para las que generalmente no hay ni presupuesto asignado.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *