TEGUCIGALPA. Fundado en 1960, el centro de salud Dr. Odilón Renderos, ubicado en el barrio Villa Adela, de Comayagüela, es uno de los establecimientos de referencia más importantes del país.

Su área de influencia es bastante amplia y provee servicios sanitaros a más de 100 mil habitantes, provenientes de 58 barrios y colonias del Distrito Central, así lo confirma el director del centro asistencial, Oswaldo Caballero.

Pacientes
En la zona rural, el centro de salud tiene a su cargo 6 césares, con sede en la aldea Santa Rosa, Cruz Roja, El Tizatillo, Yaguacire, Mateo y Concepción de Río Grande.

“Nosotros ejercemos supervisión y monitoreo sobre ellos en diversos aspectos como la parte administrativa y todos los aspectos que tienen que ver con la calidad de atención que ofrecen”, puntualizó Caballero.

Informó que el centro cuenta con un completo equipo médico integrado por más de 120 empleados, y ofrece atenciones en pediatría, odontología, medicina general, ginecología, laboratorio, psicología y consejería familiar a las personas referidas de los juzgados por violencia doméstica.

Las atenciones médicas son los siete días de la semana. De lunes a viernes, el horario es de 7:00 de la mañana a 7:00 de la noche y los fines de semana, de 7:00 de la mañana a 4:00 de la tarde.

Atención

LOGROS ALCANZADOS EN ESTE GOBIERNO
Gracias al apoyo del Gobierno, el vetusto centro asistencial presenta mejoras en su infraestructura. “Con la ayuda del alcalde Nasry “Tito” Asfura, hemos reparado el sistema de agua que estuvo dañado por muchos años, hicimos un drenaje de un área en el sótano que por varios años permaneció sumergida en aguas negras”, dijo la autoridad.

Así mismo, destacó una remodelación de la fachada, mejoras en el sistema eléctrico, así como el suministro de agua a todas las clínicas, que desde el huracán “Mitch” las tuberías quedaron colapsadas. Agregó que para los próximos meses tienen programado un cambio del techo del edificio y la construcción de nuevas oficinas administrativas, entre otros proyectos.

En temas de seguridad, tras la orden del Presidente Juan Orlando Hernández de intervenir los centros de salud y hospitales con presencia militar, en el establecimiento se respira un nuevo ambiente en aspectos de seguridad y control de los medicamentos que se están entregando en tiempo y forma a quienes más lo necesitan.

Dientes

“Siempre hemos intentado que nuestro funcionamiento sea óptimo, no obstante, estamos manejando la farmacia de una mejor manera, siempre con transparencia.

En cuanto al manejo presupuestario, si se hace una comparación en años anteriores, “en este Gobierno hemos tenido una mejor administración de los fondos y el ingreso ha sido mayor para la Región Metropolitana de Salud, esto se traduce en que estamos realizando una buena gestión para beneficio del pueblo hondureño”.

Agregó que el sistema de distribución y almacenamiento de medicamentos es el mismo, “con la diferencia de que ahora tenemos cámaras de vigilancia que supervisan el trato al paciente, del cual no hemos tenido quejas porque siempre nos hemos enfocado en prestar un buen servicio para que el paciente quede satisfecho”.

Fe de ello da doña Dunia Paz, quien es madre de tres hijos y hace grandes sacrificios viajando desde Nueva Arcadia, Santa Bárbara para recibir atención médica. “Madrugar para mí se ha vuelto una rutina, y ahora más, cada vez que me toca traer a mi hija a su control con el pediatra. Me siento muy agradecida con el personal médico que siempre es muy amable conmigo, acá he llevado el control de mis tres embarazos y ya me tratan como si fueran mi familia”.

A estas buenas impresiones se suma Yilian Caballero, quien aseguró que el mejor control pediátrico para su hija lo encuentra en este centro asistencial. “Los médicos atienden de maravilla, son muy amables, siempre encuentro medicamentos y lo mejor de todo es que a pesar de ser un centro de salud, cuenta con un buen paquete de atenciones para mi hija y para mí”.

Otro de los logros alcanzados con la presencia militar, es que en el establecimiento se siente más seguridad, la intervención militar ha sido de mucha ayuda no sólo para el personal médico, sino también las personas que a diario acuden en busca de soluciones a sus problemas de salud.

Esto lo confirma doña Vilma Cruz, una humilde pobladora de Sabanagrande, quien desde hace más de 23 años visita este centro asistencial. “Siempre me ha gustado la atención que me dan en este lugar, pero ahora estamos más seguros, ahora me siento más motivada a venir desde lejos, antes me daba cierto temor por la situación delincuencial que vivíamos antes, pero ahora con la vigilancia permanente las cosas han cambiado”, indicó Cruz.

Como valor agregado a estas buenas acciones, es importante destacar que también se está trabajando en un abordaje integral con especial énfasis en la prevención de enfermedades no transmisibles, la promoción de la salud y la atención de las enfermedades durante todas las etapas del ciclo de vida.

En los próximos meses, pondrán en marcha el Club del diabético, que nace con la finalidad contribuir con el aprendizaje y práctica de estilos saludables que permitan manejar la enfermedad, así como prevenirla en familiares y amigos.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *