Tegucigalpa, 8 de septiembre. – “No cabe la menor duda de que la educación cambia la vida, porque genera oportunidades de superación y rompe el círculo de la pobreza” dijo hoy el presidente hondureño Juan Orlando Hernández al referirse al Plan Nacional de Alfabetización Obligatoria, enmarcado en la Tercera Reforma Educativa.

El programa de alfabetización obligatoria fue inaugurado este martes en Casa Presidencial por el ministro de Educación, Marlon Escoto, y la Primera Dama de la Nación, Ana García de Hernández.

Sobre el tema el mandatario dijo que la iniciativa “es una razón más que justificada para que todos los actores del sistema nos involucremos e impulsemos con fuerza para atender el rezago escolar y la educación popular”.

El Plan Nacional de Alfabetización permitirá llegar a una población meta de 600 mil jóvenes y adultos que no saben leer ni escribir en el período 2016-2017.

En Honduras, casi el 13 por ciento de los habitantes mayores de 15 años no saben leer ni escribir, de ahí que el Plan Nacional de Alfabetización Obligatoria pretende dar servicios de educación desde una visión alternativa.

Los participantes en la jornada tendrán la oportunidad de cursar su primer grado de educación básica y continuar su educación permanente, con la expectativa de mejorar sus condiciones de vida.

El programa está diseñado para mantener la calidad, la pertinencia y la equidad. Además, permitirá declarar a Honduras como un país libre del analfabetismo, elevar el nivel de escolaridad y cumplir con las metas del Plan de Nación-Visión de País, así como con los Objetivos del Milenio promovidos por Naciones Unidas.

Para identificar a los hondureños que serán atendidos a través del Plan Nacional de Alfabetización Obligatoria se levantará un censo con el apoyo de los empleados públicos, empresa privada, estudiantes universitarios, alumnos del nivel medio, sociedad civil, municipalidades y las Fuerzas Armadas.

“Será todo un operativo de solidaridad con los hondureños que no saben leer ni escribir. Los complejos comerciales, las iglesias, las instituciones educativas, los centros de salud y las alcaldías, serán los sitios que habilitaremos para la inscripción en el censo” dijo el presidente Hernández.

Detalló que, “tomando como base el censo de necesidades educativas, organizaremos los centros de aprendizaje, que comenzarán a funcionar en enero de 2016 con una matrícula de 50 mil beneficiarios, y la misma cantidad de alumnos serán integrados en los meses siguientes hasta completar la meta fijada de 600 mil personas”.

El Plan Nacional de Alfabetización Obligatoria será conducido por la Presidencia de la República, el Despacho de la Primera Dama y la Secretaría de Educación.

La ejecución de la iniciativa estará a cargo de docentes del sector oficial y no gubernamental, estudiantes de educación media, empleados públicos, universitarios, miembros de la empresa privada, las Fuerzas Armadas y organismos de la sociedad civil.

El mandatario dijo que su Gobierno está comprometido con la formación del capital humano de Honduras y por ello trabaja en la mejora de los índices de escolaridad desarrollando competencias y habilidades, a través de servicios de educación con calidad.

“Estamos convencidos de que la educación cambia la vida de las personas, genera oportunidades de superación y rompe el círculo de la pobreza”, remarcó el presidente.

Más adelante el mandatario dijo que su Gobierno va en pos de lograr estos objetivos mediante el Plan de Alfabetización Obligatoria para darle un giro a la vida de 600 mil hondureños.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *