Alemania.- Petra László no imaginó que su patada sería grabada y que sería vista por los familiares de las personas a las que agredió. En Turquía, Mohanad, de 19 años, sentía impotencia: su padre, Osama Abdul Mohsen, y su hermano pequeño, Zeid, caían al suelo debido a la canallada de la periodista húngara.

En declaraciones al Huffpost Arabi, Mohanad aseguró que, desde que recibió un disparo en septiembre de 2012, nunca había vuelto a experimentar un momento de tanta impotencia y consternación.

“Solía visitarnos cada quince días, para asegurarse de que todo iba bien. Luego volvía a Deir ez-Zor enfrentándose a todo tipo de amenazas por el camino, ya que estaba siendo buscado por las fuerzas de seguridad”, explicó Mohanad. Allí trabajaba como gestor de una empresa, pero se vio forzado a dejarlo con el estallido de los enfrentamientos entre el régimen sirio y la oposición.

LA ESPERANZA

“Mi padre lo perdió todo. No podía encontrar trabajo en Turquía y su situación económica empeoró, sobre todo porque el coste de la vida aquí es muy alto”, refirió Mohanad, recordando el peligroso viaje hacia Alemania. “Lo que él quería era que siguiéramos recibiendo una educación”.

Mohanad, que vive con su madre en Turquía, tiene dos hermanos. Mohammed, de 17 años, y Zeid, el más pequeño, de solo 7.

“Mi madre, mi hermana y yo nos quedamos consternados al ver el video, por la crueldad que mi padre y mi hermano pequeño tuvieron que soportar”, refirió Mohanad, quien no puede evitar preguntarse qué pudo despertar en la periodista semejante expresión de “hostilidad y odio” contra su padre y su hermano, y cree que su padre no permanecerá callado tras lo ocurrido.

“Aunque ahora no sabemos en qué situación se encuentra”, aseguró sobre la posibilidad de iniciar acciones legales contra la reportera, quien se disculpó por su acción aunque muy tarde.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *