Se dice que los jóvenes son el futuro y presente de una sociedad, un país pero ¿qué pasa cuando ellos no tienen oportunidades de tener una mejor vida y se vinculan a organizaciones criminales para ganar dinero y según ellos vivir bien con lujos?.

Y es que muy lamentablemente el país sufre una ola de violencia donde los jóvenes son el punto débil de este flagelo, la Fuerza Nacional Antiextorsión declaro que han detectado que el 97% de los menores capturados por extorsión están matriculados a centros educativos y los utilizan para reclutar más chicos, vender droga y alertar cuando haya presencia policial a sus líderes de pandillas.

Según las autoridades de seguridad han dado instrucciones para supervisar las horas de entradas y de salida de los alumnos y llevar un control de ellos, pero estas medidas no son preventivas solamente son para el momento ningún gobierno ha podido crear una verdadera estrategia de prevención de la violencia y mas con nuestra juventud.

Con militarizar la sociedad, tener más policías y patrullas no se resolverá el problema, obviamente es bueno tener todos estos equipos pero todo ello ayudara solo en un tiempo determinado y después seguirá todo igual, los gobiernos no han hecho énfasis en aquellas causas que son la raíz de todo esto, solo están preocupados por sus luchas e intereses políticos.

Reciben una fuerte cantidad de dinero de la tasa de seguridad pero no se invierte en verdaderas estrategias de combatir que los jóvenes no solamente lleguen hasta el sexto grado sino que continúen hasta terminar su secundaria, lugares de recreación, mejor salud sanitaria, alimentación y no gastar en propagandas y en medidas que no llevan a nada por eso no vienen las inversiones país por las corrupción y la falta de “inteligencia” de nuestras autoridades.

También es culpa de la desintegración familiar que es causa de una paternidad o maternidad irresponsable, ya que, debido a esto sin una buena educación sexual muchas jóvenes adolescentes quedan embarazadas dándole un pésimo futuro a ese bebe que crecerá y se formara no debidamente y empieza esa cadena de violencia y por ello es también que no hay fuentes de empleo por la inseguridad, pero en la formación del joven se puede disminuir todo ello.

Además de solo dar el famoso bono diez mil que supuestamente es para la educación de los niños y que no se tienen un control de como se da se debería tener un plan un control donde se supervise los hogares de los niños y ver si ese dinero en verdad llega al destino que se ha destinado y hay juega un papel importante los profesores de los primeros grados, deben de dar más clases de valores morales y así llevar una formación mas cívica que en los últimos años se ha perdido por la polarización de la sociedad y sectores públicos.

Todo esto no es fácil pero con la voluntad y los recursos que el estado tiene se puede brindar una mejor educación en los primeros años de formación y al poco tiempo se verán los resultados y así no seguir condenando a nuestra juventud a un futuro de violencia y sangre donde ellos serán el punto más débil y arruinar su futuro, nuestro futuro.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *