enero 18, 2021

El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva puede ayudar a su sucesora y ahijada política, Dilma Rousseff, a combatir la crisis en el cargo de asesor de la Presidencia en caso de que la Justicia mantenga el veto a su nombramiento como ministro, dijeron hoy fuentes oficiales.

“Lula puede ayudar al Gobierno sin ser ministro, en caso de que el Tribunal Supremo se niegue a revisar la sentencia que anuló el nombramiento. Puede hacerlo como asesor de la Presidencia”, dijo el ministro jefe del Gabinete Personal de la Presidencia brasileña, Jaques Wagner, en una rueda de prensa con corresponsales extranjeros en Río de Janeiro.

Wagner explicó que la justificación de la oposición para rechazar el nombramiento de Lula como ministro, que sería la supuesta intención del ex presidente de eludir la acción de un juez de primera instancia, no se aplica en caso de que se lo nombre como asesor personal o especial de Rousseff.

Lula, que es investigado en dos procesos por supuesta corrupción, fue nombrado la semana pasada ministro de la Presidencia y llegó a ser juramentado en el cargo, pero un magistrado del Tribunal Supremo suspendió los efectos del nombramiento por considerar que el Gobierno estaba intentando obstruir la Justicia.

Rousseff alegó que necesitaba de la experiencia de Lula, uno de los políticos más carismáticos de Brasil y un hábil articulador político, para enfrentar el intento de la oposición de abrirle un juicio político con fines de destitución por unas supuestas irregularidades en los balances del Gobierno en los últimos años.

“La propia reacción de la oposición al nombramiento demostró el acierto de Rousseff al invitar a Lula a su gabinete”, afirmó Wagner al dar a entender que la preocupación de los partidos opositores no es la situación legal del ex presidente, sino lo que puede hacer como articulador político del Gobierno.

“Si uno está en una batalla política ,es correcto convocar al mejor jugador que tenemos. Lo puede hacer como ministro o como asesor”, agregó el jefe del Gabinete Personal, que hasta la semana pasada se desempeñaba como ministro de la Presidencia y fue sustituido por Lula.

Según el ministro, Lula fue invitado a asumir el Ministerio de la Presidencia, que articula todos los hilos del Gobierno y no exclusivamente los de relaciones políticas, por tratarse del cargo “más reverenciado” en el Gobierno después de la Presidencia.

Agregó que Lula es un ciudadano común que tiene derecho al pleno uso de sus derechos políticos y que sobre él no pesa ninguna condena, por lo que puede ejercer libremente como miembro del Gobierno.

En su opinión, cualquier argumento de la oposición para impedir que ayude al Gobierno quedó sin razón desde el martes, cuando otro miembro del Tribunal Supremo decidió ordenar que los procesos contra Lula sean trasladados desde el juzgado de primera instancia en el que estaban hasta la Corte Suprema.

La Corte decidió reservarse todo lo relativo a la investigación contra el ex presidente luego de que el juez federal Sergio Moro, responsable de la investigación por el escándalo de corrupción en Petrobras, divulgara los audios de las escuchas hechas al teléfono de Lula, incluyendo diálogos con la propia Rousseff.

La Corte Suprema aún tendrá que pronunciarse sobre si mantiene la sentencia que suspendió el nombramiento de Lula como ministro.

Sobre una petición que el propio Lula le hizo a Wagner en una de las conversaciones divulgadas para que el Gobierno interviniera ante un magistrado en uno de sus casos, el ministro dijo considerar “normal que alguien que se siente perseguido pida socorro”, aunque negó cualquier interés del Gobierno en obstruir la Justicia.

Tomado de Infobae.com

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *