enero 16, 2021

Casi 23 millones de peruanos están convocados a elegir hoy al sucesor de Ollanta Humala, en una votación en la que Keiko Fujimori parte como favorita entre los 10 candidatos, pero no alcanzaría a ganar la presidencia en primera vuelta según los sondeos.

El proceso llega a su fecha clave con varios sobresaltos. El secretario general de la OEA, el uruguayo Luis Almagro, advirtió acerca del riesgo de la realización de elecciones “semi-democráticas”, después de que el mes pasado el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) impugnó y dejó fuera de carrera dos candidaturas, debido a una polémica reforma de la Ley de Partidos Políticos.

Se da por descontado que la hija de 40 años del ex presidente condenado por corrupción Alberto Fujimori será la candidata más votada, ya que todas las encuestas le otorgan más de 30% de intención de voto. Sin embargo, no alcanzaría el 50% necesario para ganar la elección en primera vuelta, por lo que la expectativa está en saber quién la acompañaría a la segunda instancia electoral, a realizarse el 5 de junio.

El suspenso se mantiene por el empate técnico que muestran las encuestas entre el derechista Pedro Pablo Kuczynski (77), ex ministro de Economía, y la líder izquierdista Verónika Mendoza (35). El candidato centrista Alfredo Barnechea también estaba en la pugna, pero perdió apoyo en las últimas semanas y parece más rezagado en la disputa.

El ascenso en los sondeos de Mendoza, psicóloga cusqueña, ha despertado la inquietud de los mercados por el cambio que propone para el modelo económico, de orientación liberal desde el gobierno de Fujimori (1990-2000). En tanto, un considerable sector de la población prefiere evitar una segunda vuelta entre dos candidatos de derecha.

El llamado ‘antivoto’ juega un papel importante en la campaña, con miras al ballotage, de acuerdo a las encuestas previas. Más del 70% de los electores “definitivamente no votaría” por el ex presidente Alan García, quien suma apenas un 5% en los sondeos. En tanto, Alejandro Toledo, presidente del 2001 al 2006, no llega al 2%, lo que muestra el rechazo de la población hacia la clase política tradicional.

Por su parte, Keiko Fujimori es quien sigue a García en rechazo, con casi el 50%, lo que le augura un panorama complicado para la segunda vuelta. Hace solo unos días, en el aniversario del autogolpe de realizado por su padre el 5 de abril de 1992, unas 50 mil personas se reunieron en el centro de Lima para manifestar su oposición al fujimorismo, cuyo líder está condenado a 25 años de prisión por corrupción y crímenes de lesa humanidad.

Además, el JNE fue acusado de parcialidad en favor de Keiko, acusada de entregar dádivas en un concurso musical, lo que dejó fuera de carrera al candidato César Acuña, pero no significó sanción para Fujimori.

Pese a ello, Alianza Popular (el partido de Fujimori) tiene casi asegurado el control del próximo Congreso, ya que de los 130 legisladores que se nombrarán, casi la mitad serían del fujimorismo. La lista está encabezada por Kenji, hermano de Keiko.

Aunque los nombres de cuatro candidatos (Fujimori, Kuczynski, García y Toledo) fueron involucrados en la investigación de Panamá Papers de empresas y cuentas offshore, el tema no incidió en el tramo final de la campaña.

Perú crecería, según proyecciones del FMI, un 3,3% en 2016, por encima del promedio de la región, mientras el saliente mandatario Ollanta Humala mantiene un aprobación popular por debajo del 20%.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *