Tegucigalpa.- La actriz principal del Ballet Nacional Garífuna y embajadora cultural, Ashanty Crisanto Peralta, se disculpó ante los capitalinos por un comentario polemico que se publicó en una revista la semana pasada.

La artista viajó este jueves a Houston, Texas, EE.UU. en representación de Honduras, en el marco de la conmemoración del Mes de la Herencia Africana 2016, en ese país del norte.

“Voy en representación de nuestro país, a un Festival a Houston Texas, para la conmemoración del Mes de la Herencia Africana, también, impartiré unos talleres y charlas sobre nuestra historia como afrodescendientes”.

Seguidamente, la actriz agregó “de ahí volaré a América del Sur, en particular a Bolivia, ya que fui invitada, a participar en un Festival de danza para ir a impartir conferencias y charlas sobre nuestra historia, tanto como pueblos originarios y afro, de nuestra tierra”.

En ese sentido, Crisanto dijo que disfruta compartir con los jóvenes sus vivencias como latinoamericanos, “desde la sociología, la historia, lo que somos, como hermanos latinoamericanos, buscando el regreso a nuestras raíces, enfocados, en el respeto a lo que es nuestra madre naturaleza, nuestra madre tierra: ‘La Pachamama o Indendero”.

“Durante mi estancia en esos países hermanos, mi mayor propósito, es llevar en alto y con orgullo, el nombre de nuestra Honduras, a través de reivindicar nuestras luchas como mujeres y hombres, que creen en una mejor Honduras, más justa, más digna, más bella y más mía” manifestó la entrevistada.

En cuanto a la reciente entrevista publicada en Radio House, dijo “hablando de todo un poco, aprovecho este espacio para disculparme con mi carácter, con mi forma, con lo bien Ashanty que soy, ya que la semana pasada, generalicé diciendo que ‘los capitalinos eran engreídos, tontos y de sangre azul’, por mis vivencias en la calle y las experiencias molestas que he vivido; pido disculpa por ser tan general, porque estoy consciente perfectamente que muchos saben a qué me refiero y se ocultan atrás de una máscara, no todas las personas somos iguales”.

Nuevamente repitió “discúlpenme por ello, sin embargo, no me gusta la hipocresía, soy lo que soy y no tengo precio, me mantengo sobre los consejos de los mayores en las raíces de los buenos árboles y en los hombros de mis ancestros; perdónenme por no tener humildad, ya que para mí la humildad está en el contenido de la razón y en el corazón; no me gusta dilatar con las personas y cuando lo hago es porque creo que es en mi defensa, pensando no perjudicar, además, uno no debe de comer lo que le hace daño… amarse y darse a respetar, es igual que amar a los demás”.

En cuanto periodistas de Radio House les envío un mensaje “para mí reconocer los errores, tomar consejos y reprensión, es asegurar los pasos hacia un sendero seguro, les invito a que no despedacen la imagen de una persona, agarrándose de palabras que por simple emoción fluyen, olvidándose de leer totalmente el libro para después juzgar su portada.

Concluyó diciendo, “de igual forma gracias a todos y a todas, porque nada más hermoso que estar dormido y escuchar el tic-tac de tu corazón, abrir los ojos y ver que después de la ventana brilla el sol cada mañana, escuchar el cantico de los pájaros, sentir el aroma a pinares y el olorcito del café que está preparando la abuelita… ¿Qué más se necesita, para ser feliz? Creo que vivir y dejar vivir, respetándonos los unos a los otros; y no olviden que atrás de la pared siempre hay algo más que ver”.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *