Estados Unidos-Un año de cárcel fue la sentencia para una transexual estadounidense que estaba acusada de inyectar cemento en el cuerpo de mujeres, aduciendo que era parte de un tratamiento estético.

Oneal Ron Morris, su verdadero nombre, con 32 años de edad, quien es un hombre aunque tenga apariencia de mujer, reside en Miami Gardens, en el estado de Florida, y hoy fue declarado culpable de práctica ilegal de cuidado médico. A Morris todavía le queda pendiente un caso de demanda por la muerte de una ex paciente. El fiscal encargado del caso expresó que no sabe qué tipo de sustancias les inyectaba a las mujeres, aunque se maneja que usaba una mezcla letal entre aceites, pegamento y cemento.

Cabe resaltar que la mayoría de las pacientes de Oneal Ron Morris eran transexuales, según las declaraciones de la autoridad competente. El abogado defensor Michael Mier dijo que “Yo creo que la gente escucha una palabra y hace un escándalo de eso”. También Añadió que “No existe evidencia de que se haya usado un Fix-a-Flat (una marca de aire comprimido) o de un pegamento”.

El acusado llamó la atención de las autoridades en el año 2010, cuando una mujer, que había pagado US$700 por una operación para aumentar el tamaño de su trasero, terminó con una pulmonía y con sus caderas deformadas.

Morris ha sido liberado tras pagar una fianza de 7500 dólares y tendrá que comparecer en diciembre ante un juez, acusado de práctica médica sin licencia.

Este caso es el último de los muchos en los que las operaciones de estética se llevan a cabo sin las medidas higiénicas y de seguridad necesarias, y son practicados por personas sin licencia médica. Los expertos afirman que ponerse en manos de gente sin licencia, buscando un precio más barato, es como “jugar a la ruleta rusa”.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *